Balance

Se pasó rápido el BAFICI, como siempre. Pero esta edición —la 13ª de su historia— no será recordada como una de las más atractivas.

Si bien en el inicio del Festival se auspició una controvertida ceremonia de apertura (para la cual no fuimos invitados como medio, ya que se ha tomado la costumbre de invitar a personalidades del espectáculo y a políticos de turno), al subir al escenario irrumpiendo el  pleno discurso del Ministro de Cultura Hernán Lombardi. Al igual que en diversos festivales nacionales es costumbre la incesante utilización de estos eventos como propaganda política de la autoridad de turno, sin percibir que el público que asiste a estos festivales va a explícitamente a ver cine.

Sin dudas, los grandes acontecimientos en materia cinematográfica fueron la visita del cineasta Patricio Guzmán —a quien tuvimos oportunidad de entrevistar— (Nostalgia de la Luz), documentalista chileno de quien se exhibió una retrospectiva completa de su obra junto al documental sobre el director, a cargo de la colombiana Catalina Villar (a quien también pudimos entrevistar), Santiago Segura (con motivo del estreno de Torrente 4: Lethal Crisis 3D, proyectada durante el festival casi al mismo tiempo de su estreno comercial) y Metrópolis, en su versión restaurada con musicalización en vivo de Marcelo Katz (el film se exhibirá próximamente en el Malba musicalizado por Fernando Kabusaki). En cuanto al extrovertido actor y director español, por momentos opacó al BAFICI con cuantiosas conferencias, eventos y excesiva exposición para fomentar su film en 3D, que por lo visto no pasará con penas ni gloria.

Hubo focos muy interesantes. No solamente hacia la trayectoria de Guzmán, sino también al fallecido y no reconocido demasiado, Daniel Schmid, contemporáneo y socio de Fassbinder; a Thomas Imbach, versátil realizador suizo, y al francés Jacques Doillon.

Pero a diferencia de otros años, no hubo “un” film que identifique a esta edición, tal como fuera el año de Historias Extraordinarias, ni entre las películas de las competencias nacional e internacional ni en los film de secciones como Panorama (podríamos mencionar, en realidad, la épica obra de Raúl Ruiz, Misterios de Lisboa, que tuvo reseñas excelentes, pero ningún crítico del sitio llegó a verla debido al agotamiento de las entradas). Podrían destacarse apartados como fueron las sensaciones creadas en la primer exhibición de films como El Estudiante o Amateur, donde al salir de la sala el comentario de boca en boca ya las perfilaba como los posibles ganadoras. El entusiasmo por la excelente Amateur se diluyó rápidamente, quizás por el simple hecho de haber sido presentada en los primeros días del Festival.

Continuando, algo que sucedió el año pasado: sigue sorprendiendo  la cinematografía que proviene de Chile. Post Mortem, de Pablo Larraín, fue uno de los mejores y polémicos exponentes. También habría que destacar lo último de Alberto Fuguet, Música Campesina, y dos películas uruguayas en la Competencia Internacional: La Vida Útil de Federico Veiroj y Norberto, Apenas Tarde, ópera prima de Daniel Hendler.

Con respecto a las visitas internacionales, además de Segura, vinieron personalidades muy respetadas. Como fue el caso a último momento, reemplazando a un miembro del jurado, del guionista estadounidense Larry Gross. Aunque su nombre no diga mucho, Gross trabajó junto al director Walter Hill en clásicos modernos, empezando por 48 Horas y Calles de Fuego. También lo entrevistamos.

Hubo grandes clásicos. La ya mencionada función de Metrópolis, El Gatopardo de Visconti, La Terraza de Torres Nilsson y la obra maestra de Elia Kazan, América, América que vino acompañado del documental de Martin Scorsese y Kent Jones, A Letter to Elia.

Las competencias nacional e internacional fueron bastante decepcionantes. A excepción de los títulos mencionados en líneas anteriores, hubo poco novedoso. Europa se viene quedando con propuestas repetidas, y eso incluye al cine rumano, que ya empieza a cansar con su estética de planos fijos de 10 minutos.

El cine oriental fue escaso, pero interesante. De Tailandia se vio la multipremiada El Hombre que Podía Recordar sus Vidas Pasadas, el regreso del veterano Koji Wakamatsu con la interesante Caterpillar y una retrospectiva completa para el maestro, Kiju Yoshida, realizador que daba una explicación previa a la película de 20 minutos y no dejaba prácticamente que los espectadores se le acerquen a una cuadra de distancia. Además, se pudo apreciar la última maravilla de Takashi Miike, 13 Asesinos.

Hubo lugar para el sexo en el cine. Un clásico del BAFICI, Bruce LaBruce aportó humor, terror, crítica y porno con L.A. Zombie, acompañado por el documental The Advocate of Faqdom, y desde Francia se apreció la gira de una grupo de chicas alocadas en Too Much Pussy!

El sistema de venta de entradas online funcionó de maravillas pero para acreditados de prensa la realidad fue otra, concurrir temprano a retirar entradas consistía un calvario, la larga fila de periodistas, sumado a que el sistema se caía frecuentemente no permitía el tiempo necesario para retirar las dos entradas disponibles que inclusive se agotaban rápidamente en casos de títulos atrayentes debido al poco porcentaje de butacas destinado para prensa. Sobre la sala de prensa, sería interesante mejorar la seguridad ya que han existido sustracciones al igual que en otros festivales y equipos informáticos más agiles, así como también reveer el sistema de acreditaciones que deja afuera a periodistas, redactores, locutores que año tras año hacen el trabajo de cubrir, informar y difundir lo acontecido en el BAFICI, siendo a veces desplazados de una acreditación por medios desconocidos o que deberían presentar el aval de coberturas de años previos. Detalles que deberán mejorarse a futuro.

Las charlas en conferencias fueron nutridas, algunas con importante caudal de asistencia, tal fue el caso de las de los ya mencionados Segura y Guzmán, como también el debate sobre los nuevos medios tecnológicos y su relación con la crítica, donde se disertó sobre si puede considerarse como crítica un comentario en apenas 140 caracteres, twitter, facebook, webs y blogs.

Para finalizar este balance, Top 5 con las mejores películas del festival según los integrantes del staff que realizamos la cobertura del evento.

Matías Orta

1- Amateur

2- Separado!

3- A Letter to Elia

4- Upside Down: The Creation Records Story

5- Shelter

Jose Luis De Lorenzo

1-The Autobiography of Nicolae Ceausescu

2-A Letter to Elia

3-Amateur

4-La Vida Util

5-Meek’s Cutoff

Menciones: El Hombre que Podía Recordar sus Vidas Pasadas, Moacir, Yatasto, El Estudiante, Shelter, Il Bacio di Tosca, Le Quattro Volte, Cave of Forgotten Dreams, Ausente, Copie Conforme, Blue Valentine, El Gatopardo, La Terraza.

Rodolfo Weisskirch

1-América, América

2-Nostalgia de la Luz

3- A Letter to Elia

4-       Hors Saison

5-       Medianeras

Menciones: Mercados de Futuros, La Vida Sublime, Shelter, La Vida Util, Hecate, Teoría de Cuerdas, Hoy no Tuve Miedo, El Misterio de la Laguna, Os Monstros, Diario de Uma Busca, Meek’s Cutoff, Film Socialisme, Caterpillar, Lenz, Enero.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS