A Sala Llena

0
0
Subtotal: $0,00
No products in the cart.

CRÍTICAS - CINE

Beekeeper: Sentencia de muerte (The Beekeeper)

De un lado tenemos a David Ayer. Su carrera cinematográfica comenzó como guionista, destacándose con Día de entrenamiento, que tenía como protagonista a Denzel Washington, junto a Ethan Hawke y Eva Mendes. Así obtuvo un ascenso inmediato a producciones del mismo estilo: thrillers policiales. Su debut como director fue Harsh Times, que iba sobre el uso de las drogas y las resonancias que dejó la guerra en los combatientes. 

Del otro lado está Jason Statham, que pertenece a una nueva generación de héroes de acción. Su entrenamiento no sólo fue en artes marciales y boxeo,  sino también en saltos de natación, llegando a conquistar un puesto muy importante en el ranking mundial. Allí fue descubierto para que participara en campañas publicitarias. Pronto fue convocado por Guy Ritchie para sus primeras películas, como Lock, Stock & Two Smoking Barrels y Snatch: cerdos y diamantes junto a Brad Pitt y Benicio del Toro. De ahí pasó a Hollywood.

Beekeeper: Sentencia de muerte reúne a estos dos especialistas en acción. Una propuesta que no se mueve de los lugares comunes de este tipo de filmes (Búsqueda implacable o El justiciero), pero en este caso con mucha efectividad.

El film comienza una tranquila mañana en que Adam Clay, el apicultor, va a regalarle un frasco de miel a su vecina con la que siempre ha tenido una relación muy familiar. Al descubrir que se ha suicidado, comienza una desenfrenada búsqueda de quienes la obligaron a tomar esa decisión y, por lo tanto, a hacer de sus vidas un infierno.

The Beekeeper no tiene nada novedoso. Sin embargo, consigue que el espectador pase casi cerca de dos horas pegado en su butaca: juega con planos y contra planos o con distorsiones lumínicas, distrayendo al público constantemente. Adam Clay aparece y desaparece a su antojo dentro de ese mundo vampírico del Phising (pescadores de gente para timarlos), como un fantasma que toma la justicia por propia mano.

Una trama muy bien construida se complementa con el reparto que acompaña a Stalham -entre los que figuran Jeremy Irons y Josh Hutcherson-, la fotografía de Gabriel Beristain y la música de Jared Michel Fry.

De acuerdo al guion de Kurt Wimmer -arreglado por Ayer y vuelto a restructurar durante la filmación-, es interesante el desmonte que realiza el director de un mundo que en el filme resulta una ficción, pero que en la realidad existe encubierto con otro tipo de esquemas  utilizados para engañar a la gente. En The Beekeeper se lleva al plano de una organización que la promociona el propio Estado. Y que es probable que exista, pero eso forma parte de un gobierno invisible al que el pueblo nunca accederá porque siempre será carne de cañón para todo tipo de experiencias o especulaciones, para que se puedan manejar no sólo las finanzas del mundo sino la vida de quienes no sirven para producir lo que ellos necesitan.

(Reino Unido, Estados Unidos, 2023)

Dirección: David Ayer. Guion: Kurt Wimmer. Elenco: Jason Statham, Emmy Raver-Lampman, Jeremy Irons, Michael Epp, Josh Hutcherson. Producción: Bill Block, Chris Long, Jason Statham, Kurt Wimmer. Duración: 105 minutos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Todos somos extraños

LEER MÁS →

Todos somos extraños

LEER MÁS →

El astronauta (Spaceman)

LEER MÁS →
Recibe las últimas novedades

Suscríbete a nuestro Newsletter