A Sala Llena

Chantecler

alt

Chantecler

Idea, Guión y Dirección Coreográfica: Mora Godoy. Guión y Dirección: Stephen Rayne. Director Musical y Música Original Compuesta para Chantecler: Gerardo Gardelin. Diseño de Vestuario: Cecilia Monti. Diseño Escenográfico: Juan Danna. Dirección Técnica y Diseño de Luces: Cristian Tateossian. Director de Orquesta y Arreglos de tangos seleccionados para la obra: Fernando Marzán. Equipo Coreográfico: Horacio Godoy, Ignacio González Cano, Juan Manuel Firman, Graciela Calo, Gustavo Wons. Producción General: Mora Godoy. Bailarines: Mora Godoy, Horacio Godoy, Marcos Ayala, Graciela Caló, Juan Manuel Firmani, Micaela Spina, Marcela Vespasiano, Arturo Gutiérrez, Silvia Fuentes, Magdalena Gutiérrez Calviño, Ariel Fernando Pérez, Yanina Muzyka, Emmanuel Casal, Giovanna di Vincenzo, Sergio Martín Almirón, Diego Amorín Hermeto, María Cecilia Capello, Chantal Fernández, Gustavo Ariel Vargas, Iván Leonardo Romero, Silvana Núñez, Juan Manuel Rosales, Pablo Ruiz Cantor: David Alejandro Black Rodríguez. Músicos: Fernando Marzan(piano), Federico Santiesteban (primer bandoneón), Alejandro Guershberg (segundo bandoneón) Juan Bringas (primer violín), Damian González Gantes (segundo violín), Roberto Santocono (contrabajo). Prensa: Debora Lachter.

En esta oportunidad Mora Godoy nos trae una puesta en escena que no tiene nada que envidiarle a los musicales de Broadway.

Un musical bien nuestro, bien porteño, que refleja nuestra identidad, nuestra idiosincrasia, que pone a la luz lo que fue, en otros tiempos, el lugar donde reinaba el tango….allá por la década de oro, en los años ’40.

El “Chantecler” como lugar donde se inspira este musical, y como centro de la escena donde se desarrollarán los hechos ya es mágico de por sí.

El lugar fue real, y eso, a algunos nostálgicos les llegará más que a otros, pero también, aquellos que no vivimos esa época, sentiremos cómo el paso del tiempo y el “progreso” han ido dejando arruinados lugares donde se centraban el arte, el lujo y la cultura y desearemos haber podido estar allí aunque más no sea por unos instantes.

Las noches en el Chantecler transcurrían al ritmo de los tangos, milongas, rumba y también jazz, acompañando los bailes con tragos, orquesta en vivo, elegancia, y la asistencia de figuras de renombre como Ricardo Finochietto y el mismísimo Carlos Gardel. También allí tocaron la orquesta de De Caro y se consagró el joven Juan D’Arienzo.

La atmósfera del Chantecler, el más lujoso e importante cabaret que tuvo Buenos Aires, va relatando varias historias de traición, suspenso y negocios sucios al son de la milonga. La música está a cargo de Gerardo Gardelín, director musical, arreglador y compositor de larga trayectoria.

Le otorgan un color especial aquellos tangos interpretados por la orquesta en vivo. Algunos cantados por el intérprete (y actor) “Black” Rodríguez Méndez, dueño de una voz y un estilo muy interesantes.

Este musical de casi dos horas de duración, con un pequeño intervalo en el medio, nos narra desde la danza varias historias.

La historia de Rithana, la bailarina estrella, interpretada por M.Godoy, quien tenía sus amoríos con el oficial de policía y con el cantor de la orquesta. Todos en el salón de baile caían rendidos a sus pies con su sola presencia.

También nos cuenta acerca del director de orquesta y un triángulo amoroso que conllevan infidelidad con embarazo incluído.

Historias de Ángel, quien manejaba el lugar junto a Rithana, y en la actualidad barre tristemente su puerta, ya que el salón se encuentra en venta…Sobre éste personaje se manifiestan los cambios de época.

Aparece también el Príncipe cubano, originalmente interpretado por Horacio Godoy, pero que en ésta ocasión fue reemplazado con gran calidad por su suplente. El Príncipe era el animador del cabaret, quien realizaba unos pasos de baile muy particulares y vestía de punta en blanco.

Todas estas historias se relatan desde el baile y la actuación. Sin necesidad de palabras.

También, se realiza un ir y venir en el tiempo. Las historias del Chantecler de los 40 se ven mechadas con cuadros musicales de la actualidad donde aparecen estilos de tango moderno, tango-cumbia, y escenas callejeras de la modernidad.

El cuerpo de baile ha sido estrictamente seleccionado y el nivel que manejan es eximio. La velocidad, los ganchos, la postura, la gestualidad y la elegancia es manejada con altura.

Si bien Mora Godoy es la figura famosa y de quien surgen la idea, el guión y la dirección coreográfica, a nivel baile considero que hay parejas que manejan el mismo nivel y calidad con gracia y elegancia.

Se destacan el cuadro donde una de las bailarinas está ebria y quiere tomar la botella a toda costa. Ésta va pasando de mano en mano con un gran despliegue coreográfico. También me pareció muy interesante el baile sobre las mesas que desplegaran quienes venían manteniendo un perfil mas bien bajo…los mozos del lugar.

El vestuario (más de 100 vestidos) a cargo de Cecilia Monti, junto con la escenografía y la iluminación son de primer nivel y recrean a la perfección los cambios de época y lugar.

En síntesis. Un musical al nivel de Broadway pero bien nuestro. El tango mueve pasiones y éstas se despliegan desde el escenario hacia el público de un modo mágico en éste lugar que marcó una época “Todo había nacido una noche en el Chantecler”.

Teatro: Alvear – Corrientes 1659

Funciones: Miércoles a Sábados 21 Hs – Domingo 20 Hs

Entradas: Desde $30

alt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Dog, un viaje salvaje (Dog)

LEER MÁS →

Elvis

LEER MÁS →

Mamma Roma

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS