A Sala Llena

El Solista, según Rodolfo Weisskirch

Si hay un género que los estadounidenses aman es el de las “lecciones de vida” y las relaciones entre personajes que en apariencia son totalmente opuestos, pero al final, cada uno recibe una lección del otro. Y también de dos hombres, uno “normal” pero con una vida personal en decadencia, y el “discapacitado” que en realidad es un genio, y ambos se benefician de las relaciones.

En El Solista confluyen Despertares, Rain Man, y principalmente Sr. Jones, K-Pax, o mejor dicho la confluencia de ambas: Hombre Mirando al Sudeste de Subiela.

Joe Wright hace varias películas en una. Por un lado, la historia humana, de dos personajes que al juntarse logran superar las barreras sociales, pero por otro, el aspecto más interesante de la película, y menos transitado en los últimos años, que es el desastroso estado en que Schwarzenegger está dejando la ciudad de Los Angeles, junto con la manera en que afectó la crisis económica.

El desempleo ascendente, incluso dentro de uno de los diarios más importantes de Estados Unidos, la poca atención hacia los desamparados, el crecimiento de la gente durmiendo en las calles, drogas en las calles, y la ignorancia sobre como tratar problemas psicológicos, a la vez del limitado suministro de un subsidio. Solo a partir de que López, publica su historia, el alcalde aumenta los subsidios, pero mientras tanto, para “limpiar” las calles, se usa la violencia policiaca. Los periodistas y políticos se regodean, festejan con cenas y homenajes sus “logros sociales”, y en las calles, la situación no cambia demasiado Sí, acá ya estamos acostumbrados.

El albergue para desamparados con problemas mentales se encuentra en las zonas más pobres de la ciudad, en contraste con la mayoría de las películas que los muestran como lugares aislados de los entornos urbanos.

En este sentido Los Angeles, es el personaje más atractivo de la película: el caos vehicular, las autopistas, el tránsito también forman parte del caos. El ojo británico de Wright ayuda a enfatizar esta crítica. Sin embargo, el director peca de enamorarse por momentos demasiado de los personajes y la historia principal. Entonces, empieza a volverse demasiado solemne, majestuoso y pretencioso con el mensaje y la estética.

Así como en Expiación y Orgullo y Prejuicio, sus anteriores películas, demuestra grandes destrezas visuales en ciertas escenas, como la manera en que Nathaniel y Steve, cada uno por su lado vive la música y adonde los lleva con su mente. Traspasando las barreras del entorno social, las autopistas y volando con las palomas (como film de John Woo). El sonido y especialmente la música de Darío Marianelli toman gran protagonismo, así como en Hombre Mirando al Sudeste, Beethoven también tiene un rol importante en este sentido.

Pero al igual que en el final de Expiación…, la última parte de la película decae un poco en ritmo, y la resolución es bastante banal y forzada, ante la falta de un verdadero final (a fin de cuentas, en la “vida real” ambos personajes siguen relacionándose).

Por último, Robert Downey Jr. a cargo de López es creíble, divertido, le pone personalidad al personaje, mientras que Jamie Foxx también demuestra solvencia al encarar un personaje bastante complejo, ambos sin caer en sobreactuaciones o estereotipos. Catherine Keener, queda un poco relegada esta vez, y es una lástima que otros actores secundarios queden tan relegados.

Aún con sus lugares comunes, clisés, golpes sentimentales para apelar a la lágrima fácil, el humor un poco forzado, cabe destacar la critica social y política de la película, la bienintencionada meta de Wright para que se preste mayor atención a los desamparados, la crítica a los sectores eclesiásticos evangelizadores que tienen dobles intenciones, y la política del “gobernador”, que hace más daño que cualquiera de los terremotos que Los Angeles pueda haber sufrido durante su mandato.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

La huérfana: el origen (Orphan: First Kill)

LEER MÁS →