A Sala Llena

Enero

Enero (Marcelo Scoccia, Cyntia Gabrenja, Argentina, 2011)

Se sabe que en Argentina es muy difícil ser óperaprimista. Muchas veces realizas una película y para terminarla necesitás años, Pero la dupla Scoccia / Grabenja, decidió hacer un desafío casi imposible para su primera película: escribir, filmar y editar un largometraje al cabo de un mes, para poder presentar en el BAFICI.

Lo loco es que lo lograron. Realmente parece mentira que la película haya salido tan de la nada, ya que la historia es atrapante y compleja. Un pianista debe reconstruir su vida: un accidente dejó a su esposa en estado de coma y él no lo puede superar. Al mismo tiempo, su maestro fallece y le deja una difícil tarea: componer un réquiem para su funeral, por lo cual tendrá que contactarse con la hija del mismo, una chica francesa que se preocupará y brindará el sostén emocional que necesita.

Con un cuidado estético notable (los usos de los azules, negros y blancos destacados), un meticuloso uso del sonido y solventes interpretaciones, Enero atrapa por su historia y por la complejidad del carácter del protagonista, que debe decidir si quedarse en su taciturna o sobrellevar la tragedia a fuerza de talento innato. Es cierto que hay subtramas que no funcionan demasiado y divagan el conflicto principal innecesariamente, así como personajes cuya participación está un poco forzada (por ejemplo, el amigo del protagonista), pero aún así el esfuerzo de los directores queda impregnado en la pantalla grande.

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...