A Sala Llena

Fuocoammare

(Italia/ Francia, 2016)

Dirección y Guión: Gianfranco Rosi. Elenco: Samuele Pucillo, Pietro Bartolo, Maria Signorello, Maria Costa, Giuseppe Fragapane, Mattias Cucina, Francesco Mannino, Samuele Caruana, Francesco Paterna. Producción: Gianfranco Rosi y Donatella Palermo. Distribuidora: Zeta Films. Duración: 114 minutos.

El éxodo de los desterrados.

La crisis migratoria que atraviesa Europa es una consecuencia directa de la concentración capitalista a nivel productivo, tecnológico y financiero, un esquema de especulación y estafas superpuestas en el que determinados conglomerados trasnacionales continúan rapiñando las materias primas y recursos energéticos de las repúblicas del Tercer Mundo, dejando migajas en cada país para satisfacer a la cleptocracia gobernante y transfiriendo la riqueza hacia las casas matrices de los potencias imperiales. Las injusticias sociales acentúan los desequilibrios cíclicos -de todo tipo y color- que padecen nuestros países, un panorama que llega hasta niveles terroríficos en África debido a los problemas específicos del continente en lo que respecta a las guerras civiles, religiosas, étnicas y tribales en pos de hacerse con el control de un Estado empardado a la extracción de minerales muy valiosos.

Dentro de una situación por demás compleja y ramificada, Fuocoammare (2016) decide centrarse en la isla de Lampedusa, en Sicilia, una región del sur de Italia que recibe una enorme cantidad de refugiados africanos que navegan el Mediterráneo con botes precarios y el sueño compartido de ser amparados en Europa. El paradójico documental de Gianfranco Rosi adopta los recursos de los trabajos observacionales (tomas fijas, intervención casi nula del realizador y ausencia de locutor en off) para analizar tanto la vida de los isleños como el trágico destino de los migrantes (los cuales provienen de países como Libia, Chad, Nigeria, Somalia, Sudán y también de territorios de Oriente como Siria). Si bien el director nació en África, su visión es -en esencia- eurocéntrica porque en el desarrollo general tiende a privilegiar el devenir de los pescadores locales, prácticamente inalterado por los refugiados.

El título de la película aclara esta comparación odiosa y fuera de lugar, ya que pretende poner en la misma escala el “fuego en el mar” de las guerras europeas de la primera mitad del siglo pasado, esas que dejaron sus marcas en la memoria de los ancianos italianos, y las quemaduras químicas de los africanos durante el espantoso éxodo hacia Lampedusa, producto de la amalgama del combustible, el agua salada y el calor de los motores. Si obviamos esta insensatez ideológica de base (mientras que las guerras interimperialistas de Europa duraron apenas un puñado de años, las masacres y desfalcos en África ya llevan siglos de agonía), se puede leer al documental como un retrato correcto de la magnitud de la crisis migratoria y el costo humano que en concreto trae aparejada. Rosi sigue a un niño de una familia de pescadores y registra los detalles de los operativos de rescate en alta mar.

Otro factor que conspira contra la posibilidad de que el film supere en términos de calidad al promedio de los documentales testimoniales pasa por sus excesivos 114 minutos, un metraje en el que sobra media hora como mínimo. A pesar de que es entendible que el cineasta se decidiese a incluir largas escenas en torno a las familias de Lampedusa como contrapunto de los padecimientos de los africanos, un tono de “clase media rural aburrida” se va colando subrepticiamente en la pantalla, circunstancia que repele un poco por las disparidades históricas anteriormente señaladas (también se suman una complacencia acrítica para con el Estado italiano y la falta de un verdadero seguimiento de la suerte de los refugiados, cuando dejan esos campos en los que son recluidos). Por otra parte, Rosi va mechando con inteligencia distintos momentos “no cronológicos” de la llegada a Italia de los expatriados por el hambre, las enfermedades, la pobreza y los conflictos armados; lo que a su vez culmina -durante el tramo final, consagrado a un rescate propiamente dicho- con un primer contacto en el mar entre las fuerzas europeas y el dolor de los desterrados…

calificacion_3

Emiliano Fernández

[email protected]

 

Vidas paralelas.

En un magma en el que se funden el documental y la ficción, el realizador Gianfranco Rosi narra de forma maravillosa la vida de distintos personajes de la isla de Lampedusa, en el sur de Italia, marcada por la inmigración africana y la alta mortandad en el mar. En medio de la crisis de la inmigración que ha sumido a Europa en un debate sobre una situación que lo sobrepasa, Fuocoammare sitúa su punto de vista en un niño de doce años de una familia de pescadores y en el drama de los exiliados en sí.

A través de la mirada de Samuele, Rosi reconstruye la vida de un habitante de la isla, lo que le permite analizar los cambios ocurridos en el lugar durante los últimos años a partir de la agudización de la cuestión migrante, mientras que en el mar se desarrolla la tragedia humanitaria de la que ningún gobierno se quiere hacer cargo.

Como si fueran dos registros contrapuestos e imposibles, ambos se desarrollan paralelamente como dos mundos que habitan en dimensiones yuxtapuestas a punto de colapsar por el peso de la tragedia que surca el Mediterráneo. En el mar, las precarias embarcaciones que transportan migrantes de todos los rincones de África intentan desesperadamente llegar al extremo meridional siciliano para escapar de la hambruna, la violencia y la inestabilidad hacia la promesa de una vida mejor. Si es que llegan, la odisea no termina sino que comienza e incluso corren el riesgo de ser deportados nuevamente o morir debido a alguna enfermedad contraída durante la travesía.

Con cámara en mano y filmando prácticamente solo, Rosi encuentra en los juegos del niño las significaciones que expresan las condiciones de los habitantes, ya sea tanto en la ingenuidad y la inocencia o en la madurez y la comprensión. Fuocoammare, o “fuego en el mar”, una expresión de los pescadores locales, entrelaza las vidas y las labores de los pescadores, las amas de casa y un disk jockey de una radio, entre otros, para dar cuenta de una cotidianeidad en la que la vida y la muerte se tocan todos los días en una de las rutas migrantes más peligrosas del mundo.

Allí donde la vida parece no valer nada y los cuerpos se convierten en un problema, es donde Rosi encuentra su historia. La trama de la ganadora del Oso de Oro en la Berlinale de este año es simplemente la vida y su importancia en medio de las políticas y la locura que sumen al mundo en guerras permanentes por los recursos y las inversiones en el corrupto capitalismo global.

Con un claro componente ideológico y político deudor de las ideas y las técnicas del cine directo, el realizador italiano entrega una obra en la que la realidad es demasiado real y se asemeja a la ficción debido a su propio impedimento para representar esa instancia entre la vida y la muerte, ese intersticio legal infranqueable en que los habitantes de la isla de Lampedusa se encuentran.

calificacion_4

Martín Chiavarino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Elvis

LEER MÁS →

Mamma Roma

LEER MÁS →

El teléfono negro (The Black Phone)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS