A Sala Llena

Greek

alt

Greek

Dirección: Analía Fedra García. Autor: Steven Berkoff. Dramaturgia: Ingrid Pelicori – Analía Fedra García. Diseño y realización de escenografía: Pía Drugueri. Diseño y realización vestuario: Pía Drugueri. Elenco: Ingrid Pelicori, Roxana Berco, Horacio Roca y Martín Urbaneja. Prensa: Duche & Zárate.

Greek es una versión moderna de la clásica tragedia Edipo rey de Sófocles; una de las obras más controvertidas y provocadoras de Steven Berkoff, cuya mirada lúcida y mordaz se constituye en una verdadera crítica del universo social en el que le toca vivir.

La acción se desarrolla en la Inglaterra del thatcherismo, y tiene como telón de fondo un mundo capitalista despiadado, en el cual la sociedad se halla infectada por las peores de las pestes: odio, violencia, xenofobia, explotación e individualismo. En este contexto vive el relator/protagonista de la historia, Eddy, un muchacho londinense cuya vida transcurre en los bajos fondos de Tufnell Park durante los 80´.

En esta pieza se destaca la dramaturgia, que se construye a partir de extensos parlamentos, brutalmente descriptivos, utilizando un lenguaje audaz y transgresor, en cuyo devenir, el espacio de la escena desborda de imágenes escatológicas.

La vigorosidad que alcanzan las palabras transmuta en expresiones que interpelan, incomodan, erotizan, e incluso pueden llegar a matar. Sí, eso es lo que sucede en una notable escena de esta pieza, cuando Eddy huye de su ciudad natal intentando escapar de su destino vaticinado por un adivino a sus padres (que cometería parricidio e incesto). En su camino, sostiene un duelo a muerte con el dueño de un bar. Una escena de antología, en la que Eddy vence a su contrincante (quien -aunque todavía Eddy no lo sepa- es su padre biológico) sólo con palabras, sin contacto físico alguno. Luego de este enfrentamiento, Eddy encontrará al amor de su vida en la viuda del hombre que asesinó, junto a quien compartirá muchos años de prosperidad. Pero paradójicamente,  lejos de escapar a su destino, al huir, no ha hecho más que confirmarlo. Y cuando la verdad se le revela, debe enfrentarse a una encrucijada difícil de sortear. En este punto es donde Berkoff introduce un giro inesperado al plantear la posibilidad de una disyuntiva que no aparece en la versión sofocleana.

Viscerales y sanguíneas son las actuaciones. Es para destacar el gran trabajo de Martín Urbaneja, quien encarna nada menos que el papel de Eddy; un personaje que requiere de un vigor sostenido a lo largo de toda la puesta. Los demás integrantes sortean airosamente la complejidad de ponerse en la piel de dos personajes: Horacio Roca interpreta a ambos padres, el biológico y el putativo; Roxana Berco personifica a la hermana de Eddy y también a su madre biológica/esposa,  y finalmente Ingrid Pelicori que encarna  a dos personajes contrapuestos: a la sumisa madre putativa y a la esfinge, cuya interpretación merece un destaque dada la intensidad dramática que alcanza. También amerita una mención el diseño coral de voces del elenco (a cargo de Miguel Ángel Pesce), que de un modo acertado  enmarca y sostiene la acción a la manera del coro griego.

En cuanto al espacio de la escena, aunque a primera vista aparece como despojado, la escenografía (de Pía Drugueri) resulta funcional, adaptándose a cada una de las necesidades escénicas. Y la iluminación (de Marco Pastorino) acompaña con precisión el desarrollo de cada acción y la construcción de los climas requeridos.

Greek, una aventura teatral de insoslayable actualidad.

alt

Por Mariana Moriello

La maldad, la mentira, la hipocresía, la vulgaridad, la corrupción y el desamor rodean la vida de Eddy desde que él puede recordarlo. Siempre ha vivido así y parece que no hay grandes posibilidades de cambio a menos que logre hacer algo que modifique su destino. Vive con sus padres y su hermana en Inglaterra durante la década del ochenta (plena etapa thatcherista). Ante algunas insinuaciones de su padre relacionadas con algún mal presagio no puede mas que intentar abrirse al mundo con la intención no solo de  conocerlo  sino también de sanearlo, de acabar con la peste que sólo trae infelicidad y malestar para todos. Huye de ese mundo corrupto, injusto y vislumbra que hay una posibilidad de cambio, de redención.

Eddy (Martín Urbaneja) es nada menos que Edipo que huye de sus padres sólo para que de manera inevitable se cumpla su trágico destino; matar a su padre y desposar a su madre. La mirada de Steven Berkoff  aporta una novedad a este Edy que anda por el mundo como un justiciero y que no está dispuesto a sacrificar nada de lo que ama.  Si bien ha comprendido cabalmente que las palabras pueden matar también sabe que las palabras pueden traer vida. Y es en esa nueva y buena  vida que recién ahora ha empezado a transitar que encuentra a la Esfinge (Ingrid Pelicori), se reencuentra con su madre (Roxana Berco) y pierde a su padre (Horacio Roca).

Es una obra de un intenso despliegue actoral que arma y desarma los vínculos en la escena y que permite a los intérpretes la transformación en más de un personaje. Hay  también un  gran compromiso desde la palabra, desde la voz que va y viene desde el diálogo al coro. Es muy interesante la muerte y la resurrección por la palabra que trae este texto del dramaturgo Steven Berkoff y que tan bien dirige Analía Fedra García en el Centro Cultural de la Cooperación.

Teatro: Centro Cultural de la Cooperación – Corrientes 1543

Funciones: Viernes y Sábados 22:45 hs.

Entradas: $ 80

alt

Por María Cristina Sedano Acosta

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Aftersun

LEER MÁS →

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS