A Sala Llena

Jurassic World, según María Paula Putrueli

¿Vivos?

Sí, vivos. Y más feroces e inteligentes que en las versiones anteriores. En esta nueva entrega de la saga de Jurassic Park, nos volvemos a encontrar con el parque, nuevamente funcionando, con más y mejores atracciones, más diversidad de formas y tamaños, mejores tecnologías y la misma ambición del hombre, orientada a cómo hacer más dinero a costa de lo que sea. Como ven, en la cuarta película aún nadie aprendió la lección de la primera, y la ecuación “dinosaurios + parque + gente + tecnología de primera + ambición del bello ser humano”, nos vuelve a dar el mismo resultado: algo siempre puede fallar y allí se desatará nuevamente la catástrofe.

Debido a la caída de asistencia del público al parque, los científicos no tienen mejor idea que crear el Indominus Rex, un nuevo dinosaurio genéticamente modificado, más grande que el T-Rex y con facultades más desarrolladas y algunas sorpresas que se develarán al final. Tan indomable se vuelve el nuevo personaje, que es necesario contar con la ayuda de un ex militar idóneo en el tema dinosaurios y especialmente en el estudio de los raptores (velociraptor), con quienes casi llega a lograr una relación de respeto mutuo, pendiente siempre de una delgada línea entre ser su amigo o su próxima carnada.

Así es cómo Owen (Chris Patt) es convocado por la manager del parque Claire (Bryce Dallas Howard), no tan creíble en este film, para supervisar al nuevo espécimen y encargarse de los cuidados necesarios para que esta vez el parque no se convierta en la sede de una batalla campal donde los humanos pocas chances tendrán. Como no podía faltar, se suman al argumento los dos chicos necesarios para aumentar el drama, ambos sobrinos de Claire, a quien no ven desde hace unos cuantos años.

Aunque el trabajo de Bryce no es de lo mejor, tampoco desentona, salvo en la escena donde llora por un dinosaurio muerto: jamás deja caer una lágrima por la cantidad de compañeros de trabajo que dejan su vida en su amado parque. Cosas que pasan en un mundo donde los dinosaurios existen… Hay que decir que el trabajo que ha desarrollado Industrial Light & Magic sobre los dinosaurios, sus rasgos, movimientos y texturas es como siempre impecable, al punto que alguna que otra vez, ayudados por la tensión del momento, daremos algún pequeño salto de la butaca. Si tienen la oportunidad, esta es de esas películas que vale la pena ver en 3D.

Con un final que obviamente no revelaremos, apostando a lo seguro pero con mucho dinamismo, la película logra el cometido de entretener y de encontrar un giro más sobre una historia ya conocida, haciendo de esta una muy buena película para disfrutar, y logrando que los fanáticos, como quien escribe, deseen que siga la saga y haya muchos más rugidos en el futuro.

calificacion_3

Por María Paula Putrueli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Dog, un viaje salvaje (Dog)

LEER MÁS →

Elvis

LEER MÁS →

Mamma Roma

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS