A Sala Llena

La Máquina que Hace Estrellas

(Argentina / Chile, 2012)

Dirección: Esteban Echeverría. Guión: Esteban Echeverría y Gerardo Pranteda. Elenco: Lucila Gómez, Alejandro Outeyral, Pablo Gandolfo, Marcelo Armand, Victoria Ramos. Producción: Fernando Sokolowicz. Distribuidora: Primer Plano. Duración: 75 minutos.

El cine de animación nacional sigue a full en 2012. Por las salas ya pasaron personajes clásicos mezclados con actores en vivo, en films orientados a los más chicos (Soledad y Larguirucho) y propuestas más deformes, audaces y políticamente incorrectas (El Sol, de Ayar Blasco). La Máquina que Hace Estrellas es distinta a las mencionadas y también representa la primera película argentina animada hecha en 3D.

En su vecindario, ubicado en los asteroides que giran alrededor de un planeta azul, el pequeño Pilo vive obsesionado con las estrellas. Mejor dicho, con la máquina que hace estrellas, que tiene a sus ancestros como encargados del mantenimiento. Su abuelo supo estar allí como mecánico, y su padre desapareció por ir antes de tiempo. De modo que Pilo siempre está atento a la falta de estrellas, ya que eso indicaría que el aparato se dañó y precisará del trabajo de un miembro de su familia. Cuando sucede lo más temido, Pilo deberá usar el viejo vehículo de su abuelo para cruzar él solo el espacio y llegar a la máquina. En su camino conocerá aliados pero también a Azura, un individuo con intenciones maquiavélicas. Será hora de que nuestro pequeño héroe demuestre que puede devolverle la luz a un mundo cada vez más oscuro.

Aunque fue hecha en este país, Esteban Echeverría y su equipo presentan personajes y ambientes propios y muy universales, en una interesante mezcla de ciencia-ficción y fantasía. Se habla en un castellano neutro y nunca se recurre a chistes o citas relacionadas con elementos de la cultura popular, como suele verse en las producciones de García Ferré o de Dreamworks Animation. El director confesó su admiración por el maestro japonés Hayao Miyazaki y por Pixar, influencias que se notan en la película, principalmente a la hora de contar el viaje del protagonista y su llegada a la madurez, siempre con un estilo directo e imaginativo, logrando un balance ideal entre aventura, humor y momentos emotivos. También el público más cinéfilo reconocerá algo de Steven Spielberg y de La Guerra de las Galaxias, pero todo aparece de manera implícita, no por delante de la historia.

La técnica de tercera dimensión está usada para darle profundidad a las imágenes, para que podamos sentir más palpable ese mundo, y no con el fin de provocar el lucimiento de las secuencias espectaculares. La Máquina que Hace Estrellas llevó tres años, pero bien valió la pena. La película está dirigida a toda la familia y, lo más importante, no insulta la inteligencia de los espectadores (no sólo la de los niños). Además, es una prueba de que la animación nacional es de temática variada y la producción, incesante. Ahora, a esperar el que seguro será el gran éxito animado del 2013: Metegol, de Juan José Campanella.

calificacion_4

Por Matías Orta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Dog, un viaje salvaje (Dog)

LEER MÁS →

Elvis

LEER MÁS →

Mamma Roma

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS