A Sala Llena

La Salada

(Argentina, 2014)

Dirección y Guión: Juan Martín Hsu. Elenco: Ignacio Huang, Yunseon Kim, Chang Sung King, Nicolás Mateo, Mimí Ardu, Paloma Contreras, Lizeth Villaroel, Percy Jiménez, Limbert Ticona. Producción: Juan Martín Hsu, Gastón Rothschild y Ignacio Rey. Distribuidora: Primer Plano. Duración: 91 minutos.

Collage urbano.

La Salada se presenta como una interesantísima propuesta de abordaje de personajes inmigrantes en la Buenos Aires actual. Por un lado, una familia tradicional coreana, por otro un joven y solitario taiwanés y completa el cuadro de relato coral un joven boliviano. Ellos son los protagonistas de las tres historias que se entrelazarán a lo largo de la película. La feria La Salada es el escenario ideal para mezclar estas historias y hacerlas dialogar. Porque La Salada es ese ecléctico escenario donde convergen personas de distintas procedencias, con distintas experiencias de vida, pero con el mismo objetivo: el del intercambio comercial.

Ese es el lugar donde trabaja Huang, un taiwanés que trucha DVDs mientras mira películas argentinas. Huang es el personaje más argentino, sin dudas, o más porteño quizás, con una cuota de ternura, un poco de nostalgia tanguera y tan solitario que alcanza con sus reflexiones un nivel de sutileza poética tan cotidiana como preciosa.

Por otro lado está Bruno, un joven boliviano que acaba de llegar y que es contratado (luego de un fallido intento de trabajar como mesero en un restaurante) por un comerciante coreano para trabajar en un nuevo puesto en la feria. Bruno tiene tan sólo diecisiete años, y el miedo, las ansias y todo un mundo por descubrir se le abren camino a partir de su llegada a Buenos Aires. Y ese mismo comerciante que contrata a Bruno tiene una hija de tan sólo diecinueve años que está esperando para concretar su matrimonio, previamente arreglado entre familias. Un padre conservador (“coreano- coreano”, como ella lo define) y una hija que no necesita de poses rebeldes para posicionarse de modo firme y seguro ante la vida.

Si bien el relato coral y algo de los personajes puede llegar a recordar a simple vista a alguna de las películas de Iñàrritu, la dirección de Hsu y el lineamiento tan humano y preciso de cada uno de los personajes hecha por tierra toda similitud. Lo que en Iñárritu es trazo grueso, aquí es retrato preciso, cuidado y lejano a toda pretensión efectista. Hsu sabe contar a sus personajes de un modo genuino, personal y potente. Los muestra sin exponerlos y no los subraya ni sobreexplica.

La Salada es una película de una estética cuidada, con imágenes de una fuerza poética contundente pero que no dejan de estar ahí para contar la historia de esas personas. Así, los personajes van encontrándose y desencontrándose, en escenas donde las barreras idiomáticas y culturales se diluyen y se rinden ante la voluntad inexorable de quebrar la soledad que los rodea.

calificacion_4

Por Nadia Marchione

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Ruido de fondo (White Noise)

LEER MÁS →

Merlina (Wednesday)

LEER MÁS →

Noche sin paz (Violent Night)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS