A Sala Llena

La Señorita Julia

alt

La Señorita Julia

Dirección: Marcelo Velázquez. Autoría: August Strindberg. Versión: Enrique Papatino. Escenografía: Nicolás Nanni. Vestuario: Nicolás Nanni. Iluminación: Alejandro Le Roux.  Música original: Pedro Rossi. Intérpretes: Paula Colombo, Gustavo Pardi, Josefina Vitón. Prensa: Silvina Pizarro.

Marcelo Velazquez vuelve a encontrarse con uno de los dramaturgos más complicados sobre las tablas: Strindberg. Esta vez, convocado por los actores, para dirigir una de sus obras más importantes después de El Padre y Acreedores. Con solo tres personajes sobre la misma escenografía durante toda la obra, un soporte sonoro acotado y el mismo vestuario, la dinámica de la pieza se mantiene intacta: temáticas como  la batalla de los sexos, la lucha de clases, las relaciones humanas y la religión invaden la escena gracias a un excelente trabajo del elenco en conjunto, otorgando la oportunidad de elegir un clásico para volver a ver.

En la cocina del conde, en noche de San Juan, Juan y Cristina comparten un respiro en la cocina, cuando irrumpe en ella Julia, tensando las relaciones estructuradas con sus criados y remarcando su posición de poder, conjugándolo con insinuaciones hasta el punto de hacerlo insoportable. Juan no lo resiste y esto desencadena en una situación que los supera.

Sin dudas, es excelente la interpretación de Gustavo Pardi, de gran versatilidad, quien encarna a Juan, único hombre sobre las tablas que le hace frente a la Señorita y lidia con un noviazgo enclenque con Cristina. Durante el transcurso de la obra, el criado muestra diferentes rostros, quema etapas de relación con su superior y se toma el atrevimiento de desafiarla, pero las palabras se apagan con el sonido de una campana. La toca el Conde, quien es representado por unas botas altas que permanecerán arriba del escenario recordando su presencia. Cristina – Paula Colombo – se mueve lentamente, parece frágil; sin embargo posee una energía increíble en pocas lineas.

Josefina Vitón realiza una correcta lectura sobre su personaje: la joven aristocrática puede bien ser interpretada a través de sus rasgos neuróticos y su tendencia ninfomana, sin embargo Vitón logra aprovechar esa noche de San Juan que envuelve a los personajes eliminando imaginariamente los niveles que todos, y no solo ella, se encargan de marcar, para encarnar una Señorita Julia que no puede evadir su situación actual y que restringe cada vez más su derecho a pensar y elegir.

El teatro El Extranjero nos invita a presenciar una pieza dentro del llamado teatro realista, una historia cruel como solo Strindberg las sabe contar.

Teatro: El Extranjero – Valentín Gómez 3378

Funciones: Viernes 21:00 hs – Domingos 19:00 hs

Entrada: $60

alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

X

LEER MÁS →

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →