A Sala Llena

La Verdad Oculta (Concussion)

(Estados Unidos/ Reino Unido/ Australia, 2015)

Dirección y Guión: Peter Landesman. Elenco: Will Smith, Alec Baldwin, Albert Brooks, Gugu Mbatha-Raw, David Morse, Arliss Howard, Mike O’Malley, Eddie Marsan, Hill Harper, Adewale Akinnuoye-Agbaje. Producción: Ridley Scott, Larry Shuman, David Wolthoff, Giannina Facio-Scott y Elizabeth Cantillon. Distribuidora: UIP. Duración: 123 minutos.

La caza de brujas corporativa.

Considerando el tópico central de La Verdad Oculta (Concussion, 2015), nada menos que el descubrimiento de un trastorno cerebral degenerativo gracias al estudio de los cadáveres de varios jugadores de fútbol americano, uno podría esperar una propuesta de choque que apunte directamente a la National Football League, la megacorporación que controla el deporte -dentro de los límites del marco profesional- en suelo estadounidense, sin duda uno de los productos más redituables de la industria de los medios de comunicación y un baluarte a defender por el consumidor promedio, en base a su tendencia acrítica. Lo cierto es que la película pretende ubicarse en un rango ideológico intermedio, moderando las diatribas del protagonista/ denunciante y ofreciendo un equilibrio un tanto paradójico que señala la red de silencio alrededor del tema y al mismo tiempo licúa todo vía el melodrama.

Por supuesto que esta perspectiva de por sí no implicaría problemas formales si no fuera por la intervención de dos factores más: hablamos de una actuación muy pobre por parte de Will Smith y de un guión con una estructura que tiende cíclicamente hacia la repetición y la falta de novedades significativas. Aquí el señor interpreta al Doctor Bennet Omalu, un patólogo forense que en 2002 se obsesiona con investigar la causa de la muerte de Mike Webster (David Morse), un jugador de los Pittsburgh Steelers con un largo historial de demencia y depresión. La curiosidad lo lleva a tropezar con un síndrome en torno a los golpes en la cabeza de Webster, producto de años de practicar el deporte, al que denomina “encefalopatía traumática crónica”. El film combina los ataques de la NFL a Omalu y la archiconocida fábula del sueño americano, gracias a su condición de inmigrante nigeriano.

El realizador y guionista no es otro que Peter Landesman, quien venía de firmar el derrotero de la interesante Matar al Mensajero (Kill the Messenger, 2014), aquel thriller político setentoso sobre el rol de la CIA en lo que atañe a la provisión de armamento a los contras nicaragüenses y la importación de cocaína a Estados Unidos. Lamentablemente en La Verdad Oculta no aporta ni un ápice de originalidad y se muestra muy apegado al molde paradigmático de los relatos del “genio incomprendido” que -sin ambicionarlo- se gana enemigos poderosos, atraviesa el típico calvario familiar y eventualmente alcanza una suerte de redención popular y aceptación. Los diálogos por momentos están bien y en otros no van más allá del cliché, lo que funciona en consonancia con la falta de intensidad y valor de esta adaptación timorata de una caza de brujas corporativa contra Omalu y sus allegados.

Volviendo a Smith, el actor hoy deja atrás su correcto desempeño en Focus: Maestros de la Estafa (Focus, 2015), obra que volcó hacia la elegancia a su semblante “modelo canchero”, y retoma algunos elementos de sus colaboraciones con Gabriele Muccino, las maniqueas En Busca de la Felicidad (The Pursuit of Happyness, 2006) y Siete Almas (Seven Pounds, 2008). Para colmo su caracterización unidimensional es opacada por la de sus colegas Alec Baldwin y Albert Brooks, quienes interpretan a dos médicos simpatizantes de la causa de Omalu. A pesar de las torpezas narrativas y la ausencia de una tesitura un poco más aguerrida a nivel discursivo, se notan las buenas intenciones de Landesman y su cruzada en pos de inculpar a la NFL de negar lo que ya sospechaban/ sabían: aquí se denuncia la faceta comercial del deporte pero nada se dice de su papel en la idiotización masiva del público…

calificacion_2

Por Emiliano Fernández

 

Hablar por los muertos.

La traducción literal del título, Concussion, sería Conmoción Cerebral. Sin embargo, ambos títulos (ese y La Verdad Oculta) hacen correcta referencia al argumento de la película. La misma trata sobre el experto neuropatólogo Bennet Omalu, nacido en Nigeria e instalado en los Estados Unidos, con el sueño de sentirse reconocido como un verdadero americano. Ese lauro y otros más llegarán tiempo después, no sin sufrir ciertas consecuencias laborales y personales.

Basada en hechos reales, nos relata cómo a través de la autopsia de Mike Webster (David Morse, siempre genial), un reconocido y querido jugador de fútbol americano, el doctor Omalu descrubre el síndrome ETC (Encefalopatía traumática crónica), una lesión cerebral difícil de reconocer en los estudios típicos médicos, pero consecuente de las constantes contusiones que sufren los jugadores de este deporte a lo largo de los años.

Más casos irán surgiendo a lo largo de la investigación. Will Smith (en uno de los mejores papeles que ha desarrollado al momento) contará con la ayuda y apoyo de un médico proveniente de la intimidad de uno de los equipos locales (Alec Baldwin),  amigo íntimo del fallecido Webster. La batalla por dar a conocer la verdad sobre esta grave lesión será quijotesca: no sólo se enfrentarán ante una industria multimillonaria, sino que irán en contra de uno de los mayores entretenimientos del público norteamericano.

Reuniendo un gran elenco, esta historia verídica es una muestra más del poder que ejercen el dinero y la política, llevándose puesto la salud tanto de esos niños que son alentados desde pequeños a realizar este deporte, como de los adultos, a quienes dejan aislados y sin contención médica ni psicológica, por lo que se producen varios casos de suicidio en el camino.

Escrita y dirigida por Peter Landesman, y basada en un artículo de la revista GQ titulado “Game Brain” de Jeanne Marie Laskas, invita a la reflexión y propone una toma de consciencia. Tal vez sería una película más del montón, pero la soberbia interpretación de Will Smith la convierte en un film digno de verse.

calificacion_3

Por María Paula Putrueli

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

La huérfana: el origen (Orphan: First Kill)

LEER MÁS →