A Sala Llena

Mimos en Acción

 

Mimos en Acción

Creación y Dirección: Roberto Escobar e Igon Lerchundi. Vestuario: Noelia Tello Pereira. Sonido: Guillermo Balbuena. Diseño de Luces: Joaquín Soler. Elenco: Federico Barrile, Franco D’Aspi, Tomás Trugman. Prensa: Simkin & Franco.

Emociones Encontradas

No es habitual ver espectáculos de mímica hoy en día. Claro, podemos ver mimos en la calle, espectáculos de clown, que de alguna forma son derivados del arte mímico. El espectáculo Mimos en Acción de la escuela Escobar/Lerchundi es un clásico de la cartelera porteña. Se ha repuesto numerosas veces.

Es muy interesante como muchos piensan que el mimo es una figura con nariz roja, cara pintada de blanco, tiradores y remera a rayas blanco y negras. En este espectáculo el trío de intérpretes sale a escena a cara limpia y vestuario negro (solamente se diferencian por chalecos de colores en las pantomimas).

Nueve son los números que integran este show. Se dividen en tres grupos: la Pantomima (la comedia clásica que sirvió de inspiración para el cine mudo), el mimo drama (obras dramáticas usando la mímica) y la mimo tragedia, que es una forma más abstracta y simbólica de hacer mímica.

Los tres intérpretes sudan la gota gorda, desplegando cada músculo facial y corporal en función de causar un efecto emotivo diverso. El esfuerzo que hacen, se transmite al público.

Los números pantomímicos son nostálgicos y clásicos. Conservan la inocencia y a la vez el tono picaresco que hace tan distintivo al arte mímico. Los primeros son simples y cotidianos, pero el número, “Joe, el evadido” es una genialidad que remite directamente al slapstick de Mack Sennett y el cine mudo, ya que además es una burla a la fuerza policiaca.

Lamentablemente, más allá del increible y versatil despliegue físico y expresivo de los tres actores, el resto de los números no tienen la creatividad y la empatía del mismo.

Las mimo tragedias provocan bastante desazón y tensión. Si bien se aprovechan gestos mínimos para crear historias, resultan demasiado deprimentes y opresivos.

Por el contrario, los mimo dramas se siguen con un poco más de interés, especialmente “El Sueño”, que está compuesto por tres partes, y sin dudas tiene bastante creatividad también. Son muy interesantes los diversos ritmos aplicados por Federico Barrile, Franco D’Aspi y Tomás Tugman en dicho número.

Como suele suceder en este tipo de espectáculos, no todos los actos están a la misma altura. Sin embargo, vale la pena destacar el gran trabajo y esfuerzo de los actores, la meticulosidad y perfeccionismo de la puesta en escena, y aclarar porque no, que también el estado anímico del espectador influye a la ahora de sentirse emocionado con un show, en el que los sentimientos tocan al público de forma tan particular y directa.

Para descubrir un arte que tuvo al gran Marcel Marceau como principal referente, o para verdaderos seguidores de los mimos. De todas formas, es un espectáculo que no debe pasar inadvertido por la cartelera porteña.

Teatro: Mimoteatro – Defensa 611

Funciones: Sábados 21:30 Hs 

Entrada: $40 y $20

 

[email protected]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

X

LEER MÁS →

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →