A Sala Llena

Parker

(Estados Unidos, 2013)

Dirección: Taylor Hackford. Guión: John J. McLaughlin. Elenco: Jason Statham, Jennifer Lopez, Nick Nolte. Producción: Les Alexander, Steven Chasman, Taylor Harckford, Sidney Kimmel y Jonathan Mitchell. Distribuidora: Diamond Films. Duración: 118 minutos.

Cerdos y diamantes.

Un ladrón profesional es traicionado y dado por muerto por sus compañeros, pero vuelve para  vengarse de ellos para luego recuperar su parte del botín y -ya que estamos- matarlos y robarles en su próximo golpe: una colección de joyas valuadas en 75 millones de dólares. Sí, muchos pueden decir que es la típica película de acción con sus correspondientes clichés,  pero  Parker entrega lo que promete y se posiciona como la más sangrienta hasta el momento en la filmografía de Hackford.

Parker (Jason Statham) es presentado como un santo- literalmente vestido de cura y ¡con pelo!- entre ladrones disfrazados de payasos, en el comienzo de una secuencia de créditos iniciales que cumple con la dosis de  acción y suspenso requeridas para ponernos en onda . Si hay algo que nos enseñaron el cine y Mel Gibson en Vacaciones Explosivas es a desconfiar de los payasos. La secuencia muestra un robo en una grotesca feria ubicada en Ohio, donde se mezclan carreras de cerdos y concursos de belleza, y luego del cual, será traicionado por sus colegas, que tras golpearlo y balearlo por enésima vez, lo dan por muerto. Pero Parker será rescatado por un granjero y mientras averigua dónde se esconden ahora los traidores, cambia de auto como de pistola y utiliza vestuarios de enfermero o texano millonario -como lo haría Hitman- hasta descubrir dónde se esconden.

Si bien nunca logré entender demasiado ese carisma que ven algunos en el actor británico, ésta es una más de esas películas en las cuales Jason kick ass Statham se pone el traje de héroe de acción/máquina de matar y hay que admitir que nos gusta cómo le queda. Pero ser un asesino no significa que le falten principios. Y estos se extienden a la imposibilidad de serle infiel a su novia con Jennifer Lopez.

Este Robin Hood de gatillo fácil para disparar en las rodillas, encuentra a su cómplice en J-Lo: una agente de bienes raíces que no tiene códigos de trabajo -le roba el cliente a su compañera- cuyo único deseo aparentemente es mudarse de la casa de su madre. Estamos frente a todo un evento: Jennifer Lopez actuando de manera mesurada y respetable. Habría que viajar unos 15 años atrás para encontrarla en un papel mínimamente decente como el de Un Romance Peligroso. Hackford aprovecha su personaje, y el de su telenovelesca y grotesca madre, para parodiar al culebrón. La Mole y un deformado Nick Nolte al que le cuesta más hablar que actuar ya, -aunque con esa caripela no necesita hacer ninguna de las dos para generarnos compasión-, completan el reparto. Algunas escenas se estiran más de lo que deberían pero esto no impide que sea una película entretenida. Hackford logra que por 118 minutos dejemos de intelectualizar cada momento para disfrutar de un Jason Statham, que exhibiendo un cuerpo lleno de cicatrices, eleva su nivel de sex appeal.

calificacion_3

Por Elena Marina D’Aquila

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Aftersun

LEER MÁS →

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS