A Sala Llena

Pinedas Tejen Lirios

alt

Dramaturgia y Dirección: Zaida Rico, Susana Hornos. Elenco: Ariel Pérez De Maria, Arantza Alonso, Laura Lebedinsky. Iluminación: Nacho Riveros. Vestuario y Escenografía: Daniela Taiana. Fotografía: Akira Patiño. Prensa: Marisol Cambre. Producción Ejecutiva: Susana Barona y Lorena Carrizo.

“Que mi nombre no se borre de la Historia”. Julia Conesa

Pinedas Tejen Lirios es la segunda parte de la Trilogía Republicana iniciada por Granos de Uva en el Paladar de Susana Hornos y Zaida Rico.


La obra parte de Mariana Pineda, mártir de la causa liberal española del siglo XIX. Sentenciada por bordar una bandera en donde se leían las palabras “Libertad, Igualdad y Justicia” y luego ejecutada en 1831 por no delatar a sus compañeros de la causa. Pero, esta obra no relata la vida de la heroína española, sino que Mariana Pineda es el puntapié inicial para adentrarnos en la vida de muchas mujeres que a lo largo de la historia han “tejido” ideales y que han luchado por defenderlos. De la Mariana Pineda del siglo XIX, se van desprendiendo distintas “Marianas” del mundo. Una montonera argentina en plena dictadura militar. Luego, una joven de Juárez, víctima del feminicidio que viene aconteciendo desde los noventa. Y, finalmente, una mujer como cualquier otra en cualquier ciudad del mundo que padece violencia de género. Las Marianas elegidas por las directoras se hacen extensivas a todas las mujeres que lucharon por sus ideales y que, de algún modo u otro, fueron castigadas por ello. Marianas silenciosas, esas que la historia muchas veces se olvida de mencionar. Mujeres libres que murieron por defender la libertad. Mujeres emblema.

Para esta obra, las directoras optaron por una escenografía minimalista y simbólica. En escena, se observa a sus tres protagonistas Ariel Pérez De María, Arantza Alonso y Laura Lebedinsky, quienes ponen el cuerpo y la voz para adentrarnos en cada nueva historia que no deja de contarnos lo mismo. Se luce la voz de Ariel Pérez de María. Los actores cantan y percusionan con sus propios cuerpos. En una especie de coro griego que nos contextualiza en el nuevo espacio.

Un escenario prácticamente desnudo a excepción de un vestido-objeto en el centro. En un principio, es la prenda utilizada por la Mariana Pineda original. Pero también es un símbolo del cual irán resurgiendo las nuevas Marianas. Los personajes también son símbolo: Arantza Alonso es Mariana, y el resto de las Pinedas que “tejen lirios”. Ariel Pérez De María es Pedrosa, miembro de la Cancillería de Granada y responsable de la ejecución de Mariana Pineda. Según se cree, él estaba enamorado de ella y le ofrece su libertad a cambio de que se quede con él, a lo cual Mariana no accede. Luego será el responsable de ejercer el castigo a las otras mujeres en la historia. Por último, Laura Lebedinsky interpreta a Petra, quien era amiga de Mariana Pineda y que le pedía que delatara a sus compañeros para mantener su vida. Petra es la mujer que no comprende, la que otorga, la que no está dispuesta al cambio.

Y no se valen de ningún otro recurso para llevarnos a la Granada del siglo XIX, al centro clandestino de detención, a una casa humilde mejicana. Son los actores los que van transformándose para adentrarnos en cada mundo, en cada historia. Juegan con su cuerpo y con su voz para trasladarnos al contexto deseado. Finalmente, una interacción de acentos nos recuerda que Mariana Pineda es universal y que sin importar el origen ni las circunstancias, las mismas historias se suceden siempre. Pinedas tejen lirios resulta una propuesta interesante que requiere del espectador para intentar responder los planteos originados en escena.

Teatro: Teatro El Extranjero – Valentín Gómez 3378 (CABA)

Entradas: $ 100,00 / $ 70,00

Funciones: Domingos 19:00hs.

alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

X

LEER MÁS →

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →