A Sala Llena

Polvo de estrellas (Maps to the Stars)

Narcisismo a flor de piel.

Con el juego de palabras que da pie al título del film, Agatha Weiss (Mia Wasikowska) aparece en escena recorriendo la ciudad de Los Angeles junto al actor y guionista devenido en chofer de limousine Jerome Fontana (Robert Pattinson), buscando la propiedad de una celebridad con la ayuda de un “star map”. La extraña Agatha irrumpe en un mundo -Hollywood- que el guionista Bruce Wagner conoce bien e intenta retratar, en la primera comedia (visceral) de David Cronenberg y su primer trabajo en los Estados Unidos.

Un proyecto similar fue, con un humor muy negro, el regreso a Hollywood del fallecido Robert Altman, Las Reglas del Juego. La representación consciente en pantalla de personas físicas reconocidas del ambiente a través de una mirada nociva sobre el medio y de aquellos que están dentro o fuera de éste, es valedera en ambos films. Desde una perspectiva similar, caótica y desbordada, Polvo… viene a representar facetas de actores que hacen de otros actores, que han tenido altercados similares en sus carreras si se los compara con los mismos actores a quienes interpretan. Las Reglas del Juego denunciaba mientras que Polvo… apela a la comicidad.

La película está repleta de referencias a la vida de celebridades que pululan en el ámbito cinematográfico actual y de ello se ríe en gran parte el personaje de Julianne Moore, una actriz neurótica, dada de baja por el star system, que quiere volver al medio como sea.

Las menciones indirectas a la cientología son evidentes y se desarrollan desde el personaje de John Cusack, quien a su vez forma parte de una familia disfuncional. Su esposa es interpretada por Olivia Williams, una madre que es la manager de la carrera actoral de su hijo adolescente, adicto en recuperación. En éste recaen gran parte de los diálogos que hicieron sonreír a la platea en cada aparición, no así a este redactor. El film contiene elementos que nos podrían remitir a Les Enfants Terribles, ya que habla de las relaciones de padres cuyas obsesiones y desordenes alteran las vidas de sus hijos.

En función del narcisismo presente en cada uno de los personajes que deambulan por Polvo…, Cronenberg se cansó de pedir, en la conferencia de prensa posterior a la proyección en el Festival de New York, que no comparen esta obra con sus trabajos anteriores. Señaló que jamás pensó imponer guiños en su cine ni menciones a sus films previos, aunque como espectadores observamos que tanto el uso de la carne como la relación entre los automóviles y el sexo (desarrollados en Crash y Cosmópolis, donde también se tiene sexo dentro de una limousine) son algunos de sus elementos preferidos.

Polvo de Estrellas se convierte en el tercer film fallido de Cronenberg, al igual que sus dos anteriores. No obstante, según sus propias palabras y en tono burlón, afirmó que si a alguien no le gustara el film, el hombre a quien debería echarle la culpa es a Wagner, su endemoniado socio.

calificacion_3

Por José Luis De Lorenzo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Dog, un viaje salvaje (Dog)

LEER MÁS →

Elvis

LEER MÁS →

Mamma Roma

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS