A Sala Llena

Richard Linklater – Parte 1

 

He aquí a uno que, posiblemente, junto a Baumbach y los Anderson (P.T. y Wes), de lo mejorcito que dejo el cine Indie norteamericano en los últimos 20 años.  

Tenemos un realizador que en su filmografía, corta pero interesante, abordó distintos temas, y que supo crecer junto a sus films. Comenzó con Slacker, donde la cámara, y nosotros junto a ella, recorre y casi divaga una ciudad, donde nos volvemos uno más de esa juventud perdida, con un espíritu casi grunge, típico de principio de los ’90, donde la denuncia no es directa, pero si funciona como radiografía de Austin, Texas. Pasamos luego a la otra juventud, los ’70. La noche del último día de clases, tal vez, el día más feliz del año, o no. El futuro, lo desconocido, la droga, las mujeres, la música, la emoción, una noche, una edad y una era. No es poco, pero si funciona. Dos años después, otra noche, Jesse, Celine y Viena, la magia, el tiempo. Aquí tenemos un existencialismo adolescente, cuestionamientos, ansia de respuestas, si, pero desde otro lugar, aquí tenemos personajes que se paran solos, que salieron en búsqueda de… No lo saben, pero si encuentran algo, algo tal vez, mucho más grande de lo que buscaban. SubUrbia, o bien, Dazed and Confused conoce a Slacker. Linklater no se repite, pero si reformula, profundiza, tal vez su película más fallida, pero aún así, bastante interesante. Mismas temáticas, 20 años después. Captura la transición entre la High School, y la vida del adulto, esos primeros contactos. Nuevamente la noche y la ciudad como protagonistas, nuevamente la música presente. The Newton Boys, otra cosa, otro estilo, otra obra. Rick aquí se aleja de la corriente introspectiva, y aborda un filme mucho más tradicional, con otra estructura y finalidad. No obstante es una película redonda, tal vez la menos pretenciosa de todas, y más comercial, pero siempre con su sello estampado, y no hablo precisamente de Ethan Hawke.

 

Por último, lo que abordaremos, brevemente, en esta primera parte, Waking Life. He aquí una de esas películas que van “más allá”, una de esas difíciles de definir ¿Qué es? ¿Documental? No lo sé ¿Ficción? Tal vez. Tenemos este jovén, que comienza un viaje onírico, y con el, otra busqueda. Volvemos al recorrido de Slacker, pero en esta oportunidad, nos paramos en la otra vereda de la ciudad. Aquí no hay divague. Paso a paso, a través de cada personaje y su historia, vamos armando el rompecabezas. Hasta que finalmente, el propio Rick, el mismo que al principio anuncio el comienzo del viaje, se nos presenta al lado de su Pinball, para darnos la ultima pieza, y eso es todo, tal vez toda la filmografia de Richard se pueda definir como esta película, hay solo un instante y es ahora. Y es la eternidad.

 Continuará

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

#NYFF60 | Programación

LEER MÁS →

X

LEER MÁS →

En viaje con Pauline Kael (3)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS