A Sala Llena

UnosDos

 

 

UnosDos

Autoría, Dramaturgia y Dirección: Jose Mehrez, Carolina Tejeda.  Diseño de luces: Sergio Cuchiara. Diseño Sonoro: Norberto Moreno. Realización de Escenografía: Federico Varnerin. Fotografía: Rodrigo Martinez Godoy, Laura Tirelli. Asistencia de dirección: Cecilia Elías. Colaboración artística: Ana Sánchez. Elenco: Jose Mehrez, Carolina Tejeda. Prensa: Walter Duche, Alejandro Zarate.


Frente al vacío de la soledad, surgen recuerdos, imágenes que decidimos guardar parpadean inconexas. Es así que las historias que ya no son, dejan el estante de que las cubrieron de polvo y vuelven a ser vividas. UnosDos, son estas historias contadas cotidianamente, con nostalgia, con humor, con emoción, anhelo, incertidumbre; la intimidad de dos amantes separados,  que siguen unidos por los recuerdos.

Ampliando la sinopsis diremos que la obra transcurre en dos habitaciones austeras, la de él, y la de ella. 

Allí los actores desnudan sus vivencias pasadas desde la compra de un terreno para vivir juntos, el trabajo, los proyectos y sueños, sus goces, sus reproches… un tanto de dulzura y otro tanto de frustración que no deja de pesar. Ella (Carolina Tejeda, la actriz que hace cinco años deslumbró con su Rosalía de Harina) es una mina que se da maña para todo, así es como prueba suerte de vendedora de camas rebatibles, luego como promotora de turismo, después se independiza con las manualidades pero las termina dejando a los pocos meses, planea vender pareos en las playas de Europa, pero todavía no se anima, y otros etcéteras que la describen como alguien capaz y sensible . Él (integrante de la Compañía “La Fronda” que participó de numerosos festivales) es un tipo sencillo, de pocas ambiciones, tolerante y ofuscado, que intenta pasarla bien y hacer buenos negocios sin perder la dosis mínima de compañerismo ni sus momentos de ocio, de vinilos viejos y legados de antaño. 

Y aqui lo ingenioso de esta historia es que estas imágenes, son solo recuerdos enmarañados, retazos de emociones con un tal vez abierto que se intercalan en la distancia, muro a muro, donde limita la esperanza de volver a amar, de encontrarse un día cualquiera… o no.

 

La obra captura la atención por su franqueza, su cotidianeidad, sus discursos al público. Éste último, se convertirá en ese oído abierto donde los personajes relajarán su ahogo, y se conciliarán en parte con su melancolía invitando al espectador a identificarse con sus relatos.

 

La dramaturgia, realizada por los mismos actores como así también la dirección y la autoría, dota al espectáculo de una espontanea naturalidad y un vivaz desenvolvimiento de los artistas, quienes lucen su corporalidad con trazos suaves y movimientos amenos, habitando el espacio del teatro como si estuvieran realmente en el cuarto de aquel lugar, donde los corazones hablan. El diseño de luces acompaña el mobiliario dando un toque de precariedad, que es lo que se intenta resaltar como condición social de los personajes; una vida transitoria, inestable, quizás como la de muchos bonaerenses. En cuanto al sonido, las reminiscencias de canciones viejas, olvidadas, suman un halo divertido y solazado que junto a los detalles generales del espectáculo, dan como resultado una obra muy bien llevada, que se desarrolla de comienzo a fin, entreteniendo al oyente y dejando una esbozada sonrisa teñida de añoranza al terminar la función.


Teatro: Del Abasto – Humahuaca 3549

Teléfono4865-0014

FuncionesViernes – 21:00 hs                                                                        

 

 

Entrada$ 40,00 

 

 

 

 

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...