A Sala Llena

1º Semana del Cine Chino en Buenos Aires: Primera Parte

alt

Eso tiene Buenos Aires ¿se da cuenta? Uno puede bajarse de un micro y ya tiene un festival de cine en puerta, muestras de teatro, una exposición de pintura y por si fuera poco, Roger Waters en River. Toquinho en el Gran Rex (recitalazo, yo fui) y jazz en Clásica y moderna. Realmente, quien se aburre en Buenos Aires es porque tiene ganas.

Con Pinamar y el “mallagate” todavía goteando después del cierre prematuro, el viejo cine Gaumont era el lugar ideal para cualquiera con ganas de abrir la mente a otras culturas, actitud que no me cansaré de pregonar.

El Festival de Cine Chino ha sido organizado en conjunto entre la oficina de relaciones internacionales del INCAA y la Embajada de China. A confesión de partes, relevo de pruebas dicen, así que cuando uno de los delegados de la embajada me admite que las copias son bajadas de Blue Ray porque los fílmicos todavía están girando por el mundo, siento mi entusiasmo en franco proceso de desaceleración. Sucede que tres cosas: ya tengo la entrada; estoy tocando el tercer escalón de la sala 3 y ya compré los caramelos ácidos.

No me pienso ir.

Lo bien que hice.

El Piano de Acero

El formato en el que se exhibe El Piano de Acero es mediocre, la acústica no ayuda ni un poquito, los colores están difusos y aún así… el guión y la dirección son tan buenos que se sobreponen a todo eso. Estamos ante una buena película de apertura.

Además de quedar cesante como obrero metalúrgico, Chen Guilin afronta el divorcio de su mujer del cual lo único que quedará en común es una nena de unos 8 años que tiene aptitudes para la música. Y será precisamente en esta rama del arte en donde residirá el eje argumental y los toques de humor de esta pequeña joyita. La nena quiere tocar y los padres parecen entender que quién consiga satisfacer ese deseo tendrá las de ganar con la hija- sin embargo es el personaje de Chen quien tira hacia adelante la trama pues ante su condición de despedido elije legar a su hija lo único que le queda el ejemplo de demostrar que se debe intentar vivir de lo que a uno le gusta. La visión del director Zhang Meng, opta por lo clásico y deja la cámara quieta para componer los planos (¡al fin alguien!). Mejor aún son los manejos de travellings los cuáles son usados para lograr diminutas elipsis temporales, como esa hermosa escena en plano general, en el cual unos amigos comienzan a beber mientras el travelling va dejándolos fuera de cuadro e inmediatamente enfocar una mesa sin nadie alrededor pero con varias botellas vacías encima. Sorprendente debut. Si el resto es así…

alt

Paraiso en el Mar

Después de años de estudios y atención a chicos autistas, la directora Xue Xiao Lu hace su debut con una profunda historia de amor por la vida y la tolerancia. El punto es extremo pero no por eso melodramático. Wang (Jet Li, en una actuación fuera de lo común) es el padre de Dafu (Weng Zhang) un chico autista de unos 20 años. En las primeras escenas, queda manifestada la relación de necesidad y demanda que el chico tiene para con su progenitor, por eso cuando a este le diagnostican cáncer terminal, Lu elige ir a fondo con la propuesta y en lugar de optar por lugares comunes de golpes bajos, pone a prueba a su personaje incitándolo al desafío de educar e instruir a su hijo para que este pueda valerse por si mismo cuando se haya ido. Es cierto que a veces, la película reniega de sus orígenes y busca lenguaje cinematográfico occidental, pero a la vez no deja dudas de la honestidad con la que se trata el tema.

alt

El Huérfano de la Familia

Chen Kaige, el director de Adiós Mi Concubina (1993) y Luna Seductora (1996), vuelve a intentar un punto de equilibrio entre su capacidad de composición visual (que la tiene y mucha) y el tratamiento del guión. Esta vez sale airoso con una leyenda que alguna vez adaptó Voltaire (El huérfano de la china), sólo que en este caso va por la raíz del argumento.

Al cumplir 15 años, Bo se entera que alguna vez el jefe del clan contrario masacró literalmente a su familia e iniciará su propia recorrida al camino del la venganza.

Pese a su ampulosidad en la dirección de arte, la historia logra pasar por temas como el honor, la codicia y el odio. Quizás los momentos en los que el realizador no se ocupa de eso, son los que se escapan a la propuesta y se ven fuera de contexto, casi de humor bizarro. En el producto final son pequeñas manchas que no hacen a la cuestión, pero están.

alt

Veremos como sigue pero es realmente auspiciosa la calidad vista hasta ahora. Huelga decir que los defectos de las proyecciones no mejoraron ni un poquito. Por ahora está dentro de lo soportable. Lo que queda hasta el martes es lo siguiente:

Sábado 10

20hs: Piano de Acero, Zhang Meng, 105´, 2011.

22hs: Bajo el Árbol del Espino, Zhang Yimou, 115´, 2010

Domingo 11

20hs: Amor Eterno, 103´, 2011.

22hs: Confucio, Hu Mei, 120´, 2010

Lunes 12

20hs: Paraíso en el Mar, Xiao Lu Xue, 100´, 2010.

22hs: Gran Terremoto Tangshan, Xiaogang Feng, 139´, 2010.

Martes 13

20hs: Amor Eterno, 103´, 2011.

22hs: El Huérfano de la familia Zhao, Chen Kaige, 123´, 2010.

Miércoles 14

20hs: Bajo el Árbol del Espino, Zhang Yimou, 115´, 2010.

22hs: Confucio, Hu Mei, 120´, 2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS