A Sala Llena

Allende, la muerte de un presidente

alt

Dramaturgia: Rodolfo Quebleen. Dirección y puesta en escena: Norberto Gonzalo. Escenografía y Vestuario: Lucía Trebisacce, Carlos Bustamante. Iluminación: Norberto Gonzalo, Alejandra Dzlewguc. Efectos sonoros: Roberto Caute. Fotografía y Diseño Gráfico: Ramiro Gomez. Actúa: Jorge Booth.

Manifiesto socialista

“Cuando niño soñó con la presidencia de su país. Cuando joven comprendió que lo esperaba un largo camino. Cuando comenzó a marchar descubrió que el camino era áspero, pero no le importó. Cuando peleó su primera batalla supo que tenía que pelear hasta la última. En su última batalla murió como el presidente que soñó ser cuando niño” Rodolfo Quebleen.

La muerte de Salvador Allende y el Golpe de Estado del Jefe del Ejército Augusto Pinochet en Chile el 11 de Septiembre de 1973 fue el comienzo de una ofensiva dictatorial por parte de la Fuerzas Armadas y las clases dominantes sobre los gobiernos  democráticos en toda Latinoamérica.



Allende, la muerte de un presidente
reconstruye de forma brillante las últimas horas de vida de Salvador Allende, encerrado en el Palacio de la Moneda en Santiago de Chile mientras los tanques y los aviones avanzaban y bombardeaban. El primer presidente socialista de América recibe en su oficina las noticias de la rebelión y de la extensión del Golpe de Estado con las manos atadas y con la suerte de su gobierno echada por los acontecimientos que precipitaron su muerte. De esta manera, Salvador Allende, personificado por Jorge Booth, rememora su vida, los avatares de su presidencia, su amor por  su secretaria Miria Contreras (Payita), su pasión por el ajedrez, su vida política, sus aliados y sus enemigos, enfrentando la encrucijada que terminó con el sueño del Frente Popular chileno y el sistema democrático de gobierno en Chile durante casi dos décadas.

Con una puesta en escena sobria y una estética de realismo social que recrea la oficina de Allende en El Palacio de la Moneda, donde ejercía sus funciones ejecutivas, y una iluminación que evoca la oscuridad que se cierne sobre el pueblo chileno y la vida del presidente socialista, la obra busca reconstruir el enfrentamiento con la soledad y la necesidad de enfrentar la derrota de su proyecto salvando a todos los que pueda de la muerte que se avecina con los sonidos de los bombardeos cada vez más cercanos.

La representación de Allende indaga sobre un conjunto de aspectos. Por un lado el del presidente chileno como símbolo democrático y socialista, por otro como el líder y presidente que mantiene la unidad, pero sin olvidar al hombre que sufre la traición, que se reprocha sus errores, que ve hacía el futuro con un dejo de amargura pero imagina la resistencia y vislumbra la esperanza.

La obra es un intento de analizar y homenajear la resistencia del gobierno del Frente Popular chileno y su experiencia socialista a principios de la década del setenta. Con menciones a Henry kissinger, Fidel Castro y a acontecimientos que marcaron la suerte de su presidencia como el asesinato de René Schneider, comandante en jefe del Ejército en 1970 y la renuncia de Carlos Prats a su cargo de Comandante en Jefe del Ejército y Ministro de Defensa en 1973 antes del Golpe, Allende propone un recorrido histórico para comprender la época y las visiones ineludibles que la marcaron a fuego.

Allende, la muerte de un presidente desentierra el símbolo y lo encarna para buscar las huellas que los ideales socialistas nos dejaron como comunidad. Estar a la altura de uno de los iconos del socialismo en América Latina no es poco y la obra de Rodolfo  Quebleen logra el equilibrio entre la distancia para comprender las acciones y los acontecimientos y la pasión por el cambio social que difundió el marxismo durante el Siglo XX.

Teatro: La Mascara, Piedras 736

Entradas: General $80

Funciones: Jueves 21 hs

alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Ennio, el maestro (Ennio)

LEER MÁS →

Dead for a Dollar

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →