A Sala Llena

Rubén Blades con Roberto Delgado & Orquesta – “Cantos y Cuentos Urbanos” en el teatro Gran Rex

Rubén Blades | Voz y Maracas

Roberto Delgado | Director Musical, Bajo y Coros

Marcos Barraza | Congas y Coros

Luis Enrique Becerra | Teclados

Juan Antonio Berna | Piano

Armando Villareal Serrano | Batería y Coros

Francisco Delvecchio | Primer Trombón

Idígoras Betancourt | Segundo Trombón

Avenicio Nuñez | Tercer Trombón

Juan Carlos López | Primera Trompeta

Alejando Castillo | Segunda Trompeta

Carlos Perez-Bido | Timbales  y Coros

Raúl Rivera | Bongos y Cencerro

Increíble lo de Blades el 30 de abril pasado en el Gran Rex. Quizás apenado y como disculpándose por el plantón del año pasado, se despachó con una maratónica sesión de salsa de ¡tres horas y media! en donde repasó sus mas grandes y clásicas canciones. Se presentó junto a la Orquesta de Roberto Delgado, un seleccionado de músicos panameños de gran nivel, que no flaquea a la hora de acompañar a quien Gabriel García Márquez denominó “el desconocido más popular del mundo”.

 15:58:3015:58:31El concierto comenzó bien arriba con “La Rosa de Los Vientos”, canción extraída del disco homónimo y siguió con el clásico “Plástico”, de Siembra (ver en el Recomendado del Mes). Al toque arrancó “Decisiones”, una divertida canción que fue acompañada por una bizarra seguidilla de dibujitos proyectados en la pantalla al fondo del escenario.

 Antes de seguir con el cuarto tema de la noche, Blades agradeció a Leopoldo Federico y a Carlos Franzetti, con quienes grabó recientemente un disco de versiones tangueras de sus temas más populares.  Sonaron entonces “Las Calles” y dos canciones cuya temática trata  las penurias de quienes trabajan en el campo, “El Cazanguero” (uno de los puntos altos de la noche) y “Plantación Adentro”, una de las 2000 canciones de salsa que compuso el gran Tite Curet Alonso.

El séptimo tema fue “Ojos de Perro Azul”, de Agua de Luna, un disco que según Blades, solo compraron él y el recientemente fallecido Gabo, principal fuente de inspiración del panameño a la hora de escribir las letras de ese trabajo.

Blades estaba con ganas de hablar. Contó sobre la primera vez que tocó en Obras y compartió cartel con “Los Enanitos de la Nada”. Al ser corregido por confundir a Los Abuelos con Los Enanitos, pidió perdón y presentó como argumento el hecho de tener 66 años y estar ya un poco viejo. Pero, sinceramente, se lo ve impecable y con una fuerza sin igual. El paso del tiempo parece no afectarle: al cantar llega a todas las notas, se anima a hacer arreglos vocales nuevos, imita la voz de un cantante negro con gran entonación, camina todo el escenario y nunca para. Toma algo de agua y sigue con “El Padre Antonio y su Monaguillo Andrés”, tema que estrenó en vivo en ese recital de Obras al que hizo mención.

El concierto continuó con un tríptico sonoro: tres canciones que invitan a reflexionar sobre las atrocidades cometidas por las últimas dictaduras militares en Latinoamérica. Sonaron entonces, enganchaditas una a otra, “Desapariciones”, “Prohibido Olvidar” y “Patria”.

Los temas que siguieron fueron, quizás, los mas emotivos del concierto: “Cuentas del Alma”, que incluyó un brutal solo de piano de Juan Antonio Berna, “Amor y Control” y “Todos Vuelven” (dedicada al recientemente fallecido Cheo Feliciano). En este último se lucieron los percusionistas Raúl Rivera, Marcos Barraza y Armando Villareal Serrano. Imposible no recordar a algún ser querido cuando suenan estas canciones. Para levantar un poco los ánimos, sonaron  “Maestra Vida”, “La Palabra Adiós” y la más coreada y cantada de la noche “Pedro Navaja”.

Tras 17 canciones, Blades se retira… ¡pero vuelve y sigue, sigue, sigue! Faltaba más o menos una hora y media de recital. Esta parte se extendió en el tiempo, no por la cantidad de temas ejecutados, sino por lo que habló el panameño entre tema y tema. Muchos no aguantaron y se retiraron. Los que nos quedamos, disfrutamos del primer gran éxito de Blades como compositor, “Juan Pachanga” y luego “La Caina” (¡adivinen a qué hace referencia!). Siguió “El Cantante” que fue popularizada por Hector Lavoe cuando se lanzó como solista. La Orquesta de Roberto Delgado se lució como nunca en este tema, tocando los arreglos tal cual suenan en la versión original. Cerraron el recital “Ligia Elena” y “Muévete”, esta última, una composición de otro peso pesado de la salsa mundial, Juan Formell, líder de Los Van Van, que falleció este 1 de mayo.

Blades finalmente se retira para ya no volver. Nadie puede quejarse: todo es felicidad y alegría. Valió la pena haber gastado un billete en la entrada. Una noche inigualable desde lo emotivo y desde lo sonoro, llena de música y de energía.

Lugar: teatro Gran Rex

Entradas: desde $250 a $800

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

La huérfana: el origen (Orphan: First Kill)

LEER MÁS →