A Sala Llena

Claveles Rojos

Claveles Rojos

Un drama incisivo y actual

Dirección y Dramaturgia: Luis Agustoni. Escenografía y vestuario: Luis Agustoni. Iluminación: Miguel Kot. Elenco: Esteban Astorga, María de Pablo Pardo, Yanina Spinetta, Dolores Zonca, Pablo Gagliano, Nuria Frederick, Matías Durini, Florencia Nocetti, Santiago Rapela, Nicoás Braun, Lucía Di Bello, Ezequiel Paredes, Alejandra Sabatella, Corina Mangino, Esteban Astora, Laura Accetta, Alejandra González, Ricardo Levy y Mariano Castro Massa. Prensa: Ezequiel Paredes.

Liliana tiene una leve disminución de su capacidad mental; sin embargo, esto no le impide, a los veintitrés años, desenvolverse sola y tomar decisiones. El problema llega cuando la familia debe repartir la herencia que deja el padre fallecido. A partir de allí, la codicia se adueña de la madre y los hermanos de Liliana, que pretenden tener bajo su poder la parte que corresponde a la chica. Es entonces cuando Liliana (una brillante interpretación de María de Pablo Pardo) acude a la Justicia. La protagonista comienza una lucha ardua para lograr que reconozcan sus derechos como persona, a pesar de sus limitaciones.

Pablo Pardo logra una extraordinaria composición del personaje. Sensible y muy frágil por afuera, Liliana es una mujer segura de sí misma. Con una fuerza interior que pocos podrían demostrar, se enfrenta a los prejuicios de todos. La puesta se desarrolla con una escenografía despojada que oficia de estudio jurídico, de juzgado y de sala de interrogatorios de Tribunales. Una mesa, dos sillas, una biblioteca; no hace falta más; el discurso y las interpretaciones son tan sólidos y efectivos que pueden funcionar incluso en un espacio vacío. El relato avanza y se va desvelando una trama oscura que, poco a poco, la protagonista llena de luz. Pero si algún elemento podría trabajarse un poco más son la musicalización y la iluminación.

Desde el humor, inteligente e irónico, Claveles rojos pone sobre el escenario los prejuicios que llevan a discriminar al otro sin importar quién realmente es y sin darle oportunidad de demostrar de qué es capaz. El texto es fuerte; con un discurso agudo y filoso como un cuchillo, escarba en lo más profundo de cada personaje que, en este caso, reflejan a una sociedad frívola, estigmatizadora, y a una Justicia lenta y burocrática.

Agustoni, quien también dirigió El protagonista, La cena de los tontos y Sombras en la mente, entre otras, deja en claro con esta puesta que lo que se acostumbra a tomar como normal puede estar al límite de la cordura y, por el contrario, lo que es socialmente asumido como una anormalidad, podría no serlo.

Claveles rojos conmueve por la temática y por su abordaje; pero también por un trabajo actoral llevado al límite de la compenetración. Logra movilizar y obliga a reflexionar sobre la forma de mirar a los demás.

Teatro: El ojo. Tte. Juan D. perón 2115,  C.A.B.A.
Funciones: Sábados 20 hs.
Entradas: $40

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...