A Sala Llena

[20] BAFICI | Gutland

(Luxemburgo, Bélgica, Alemania, Francia, 2017)

Dirección y Guión: Govinda Van Maele. Elenco: Vicky Krieps, Friederick Lau, Pit Bukowski. 

Siempre que la mayor virtud de una película sea, a su vez, la causa de su mayor falencia, nos encontraremos con una obra de cuidadoso análisis. Parecería contradictorio que esto acontezca; que un merito al mismo tiempo resulte un yerro. Una suerte de paradoja del lago helado: Uno camina sobre una delgada capa de hielo, y a medida que se da un nuevo paso, la superficie parece ceder, resquebrajarse. Ese mismo espacio, que esta pronto a desvanecerse, resulta ser la única extensión donde poder caminar. ¿Podrá conservarse la superficie del lago congelado, o irremediablemente se caerá en las aguas heladas?

Este delgado lago es la ambición que abastece a Gutland. Resumimos el comienzo: Jens, un solitario alemán, llega a un pequeño pueblo agropecuario de Luxemburgo. Jens se instala, consigue empleo y conforma una relación con Lucy, una pueblerina y madre soltera.

Si bien esta descripción parece más acorde a películas de los Dardenne o Loach; este comienzo aparentemente naturalista se irrumpe en un denso entramado de lineas argumentales. Primero: aparece un saco lleno de dinero (y un par de delincuentes reclamándolo); segundo, Jens descubre unas fotos comprometedoras y la casa abandonada de un tal Georges, quien desapareció tiempo atrás sin dejar rastro alguno; y tercero, una trama correspondiente a la integración de Jens en este pueblo cerrado, las extrañas relaciones entre los habitantes y las particularidades que estos tienen a la hora de cosechar.

La ambición de la que hablamos se traduce en la articulación de estas tramas. No es una exageración resumir a este film como una película hecha a partir de tres películas distintas, y parece que esta fue la intención desde el comienzo. Pero la unión de tramas tan diversas requiere de una gran firmeza conceptual no siempre lograda, ya que cada pasaje debería unirse para llegar a un todo.

La primera linea que anunciábamos parece extraída del final de Testigo en peligro, la segunda contiene una transfiguración de El inquilino y la tercera resulta una transposición discontinua de La cacería, sin tantos golpes bajos. Cada trama es muy diferente, lo que dificulta su enlace.

La ambición conceptual (1) del film es tornarse un cóctel de tramas, pero esta tentativa, desarrollada dentro de un centro errante, confina estos pliegues -que individualmente son interesantes- a sectores cerrados y localizables en la diégesis: Las escenas en la cosecha pertenecen exclusivamente a esa tercera linea, las de la casa de Georges -en su abandono- a la segunda, y la bolsa del dinero a la primera.

De todas formas, Gutland triunfa cuando se vale de nexos simbólicos. Ejemplo: Luego de una discusión con Jens, uno de los delincuentes tira la cerveza, que estaba tomando, al campo. Este simple accionar une la cerveza (compuesta de cebada o trigo) del rufián -de la, que llamábamos, primera trama-, con el lugar donde la tira (el pueblo/campo como productor de estos componentes) -de la tercera trama-. Esta imagen tendrá una respuesta polémica, cuando a este mismo delincuente una bala (de un pueblerino) le atraviese la garganta; por donde antes tomara la cerveza.

La ambición de Gutland únicamente prevalece cuando estos nexos ocurren. Cualquier trama suelta, por más interesante que fuera, nos es inferior a este tipo de logros.

 

 

© Pedro Seva, 2018 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

1)Vease: Ganzo, F. (2018). El Hilo Fantasma: El filo (visible) de la navaja (online).

Disponible: http://www.asalallena.com.ar/cine/critica-hilo-fantasma-phantom-thread-fernando-ganzo/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS