A Sala Llena

El Recomendado de Octubre

João Gilberto – Voz e Violão

João Gilberto | Guitarra y Voz.

Ya lo dijo Caetano Veloso, que ofició de productor del disco: “Mejor que el silencio, solo João”. Una definición muy acertada. El único tipo que puede ser más intenso y cualitativamente superior al mismísimo silencio, es justamente Gilberto. Y lo logra tocando y cantando bajito, forzándonos a prestarle atención, encantándonos como si fuéramos una cobra que sale de un canasto atraída por la música… la más maravillosa música, que es la bossa nova cuando él la ejecuta.

El disco consta de diez cancioncitas, todas muy parejitas y concisas. Por lo general, el bahiano le da dos o hasta tres vueltas a cada canción. Lo loco es que en cada vuelta va moviendo su canto y su toque hacia atrás y hacia adelante, destrozando los compases a su antojo. Digno de un ser superior.

El disco empieza con “Desde que Samba é Samba”, una canción de Caetano Veloso, que Gilberto se encarga de transformarla en un mantra, sacándole el aire carnavalesco que originalmente tiene. El tropicalista será versionado nuevamente en el séptimo tema, la muy conocida “Coração Vagabundo”. En manos de João, se pone densa y profunda. Los acordes durante la estrofa hielan la sangre. Por suerte está el estribillo para calentarla.

Si nuestra intención es mover un poco el esqueleto, tenemos en “Você Vai Ver”, de Jobim, “Não Vou Pra Casa” y “Da Cor do Pecado” buenas canciones para hacerlo. Gilberto hace que suenen sabrosas y que nuestras articulaciones dejen su estado de atrofia por un instante. “Não Vou Pra Casa” es mi canción favorita del disco.

El disco incluye dos canciones que son actualmente standards de la bossa nova: “Desafinado”, de Tom Jobim y Newton Mendonça y “Chega de Saudade”, compuesta también por Jobim con la colaboración de Vinicius De Moraes en la parte lírica/poética. Es todo un acontecimiento que Gilberto vuelva a grabar esta última canción en el 2000 (año en que salió Voz e Violão): allá por abril de 1958 la había grabado junto a Elizeth Cardoso, registro que hoy es considerado como el primero del género bossa nova a nivel mundial.

Hay un tema cantado en castellano, el bolero “Eclipse”, de Margarita Lecuona. Es el menos logrado del disco y no por la ejecución en guitarra, sino por su clima soporífero y porque se nota que le cuesta mucho pronunciar algunas palabras al brasilero. Tranquilamente, podría no estar en el disco. “Segredo” y “Eu Vim da Bahia”, de Gilberto Gil, harán que nos olvidemos de este mal trago… aunque claro, es cuestión de gustos y sobre eso se sabe que no hay nada escrito.

Tengo el disco grabado en casette. Mario, un profesor de guitarra que tuve, me había prestado el CD para que lo escuche y grabe y me dijo: “Mirá que sin este disco no puedo estar una semana”. ¡Y vaya si tenía razón! Es un muy buen disco sin dudas: está lleno de canciones bellas y clásicas, y genera en el oyente esa dependencia cuasi adictiva que hace que queramos escucharlo una y otra vez. Al menos en mi caso y en el de Mario, no sé qué puede provocar en uds. querido público…

Temas que componen el disco:

1)           “Desde que o Samba é Samba”

2)           “Você Vai Ver”

3)           “Eclipse”

4)           “Não Vou Pra Casa”

5)           “Desafinado”

6)           “Eu Vim da Bahia”

7)           “Coração Vagabundo”

8)           “Da Cor do Pecado”

9)           “Segredo”

10)         “Chega de Saudade”

Si te gustó este disco, no dejes de escuchar:

Beto Caletti – En vivo en Japón.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Dead for a Dollar

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

Mete miedo

LEER MÁS →