A Sala Llena

Elvis

PELVIS

Decir que el australiano Baz Luhrmann filma y edita a altas revoluciones como indica IndieWire en la crítica de David Ehrlich de Elvis es una obviedad. La biopic que propone Luhrmann es frenética, jamás pisa el freno y es algo que no debe asombrar luego de conocer su filmografía. ¿Recuerdan Romeo+Juliet, Moulin Rouge, Australia e inclusive The Great Gatsby? En la única que podríamos marcar una pequeña diferencia, gracias a una narración más pausada, fue en su Strictly Ballroom, la opera prima que captó la atención allá por 1992 y que vendría a ser el puntapié inicial para que Luhrmann acceda a una fuente de recursos que le permitieron consagrarse, específicamente con R+J y Moulin Rouge, esta última su mayor éxito.

Guste o no, Luhrmann es un director que tiene estilo propio, tiene marca. Al ver uno de sus films, uno reconoce instantáneamente quién está detrás de cámara, podemos ver sus fallas frecuentes, la agilidad de montaje como un chasquido de dedos constante y uniforme, como así también sus logros. De hecho hasta podríamos afirmar que con Moulin Rouge modernizó la idea que teníamos del musical clásico. Y le salió bien.

Ahora, ¿qué ocurre con Elvis?

Elvis es un proyecto gigante, tan grande como la misma figura de Elvis Presley. Podría excederme en adjetivos para describir qué es el film y no detenerme nunca, como erróneamente ha hecho Luhrmann. La duración no importa. ¿A quien salvo a algún influencer o niño que recien entra en esto que es el cine le puede interesar la duración de un film cuando este te atrapa? Dividir El irlandés para verla en capítulos y otras tonterías…

Elvis falla en su concepción, la decisión de narrarla a través del punto de vista del Coronel Tom Parker, quien fuera su histórico manager es un error, al igual que los kilos de maquillaje utilizados sobre el querible Tom Hanks y su acento en la composición del personaje. Recuerdan al peor de sus trabajos actorales como es el del profesor G.H. Dorr en Ladykillers. Este error de que todo gire alrededor de Parker, eventualmente nos hace recorrer la vida de Elvis volviendo siempre a Parker, o sea, decepcionándonos cada determinados períodos de jolgorio, tristeza y explosión como la vida misma de Elvis. Parker era un manipulador, jugador y es presentado como tal desde el inicio, en el que veremos que, según las propias palabras del personaje, poco entendía de música.

Luhrmann en su paso por Elvis tambien intenta con trazo grueso ligar a Elvis con sus raíces musicales negras, asociadas tambien a los conflictos raciales, o sea, colocar conciencia social sobre el personaje. Es un tanto burdo presentar a Elvis como un líder en contra de un movimiento, o el haber sido carismático, amigo o lo que sea de B.B.King.

Como en aquellos films que se detienen en un período específico de la vida de una personalidad notoria, Luhrmann decide ir por más y muestra todo o casi todo Elvis, desde su inicio, hasta conocer a Parker, hasta convertirse en un ícono musical y sexual, hasta ser divisado como una amenaza para la juventud y ser enviado al servicio militar como tambien su etapa como actor en Hollywood y su paso por las interminables presentaciones en Las Vegas. Elvis no se detiene en la intimidad del personaje.

Elvis tambien falla en no poder generar en sus momentos dramáticos algo que realmente nos afecte: ni la muerte de su madre, ni su relación con Priscilla, ni los escuetos minutos para cumplir con Lisa Marie. Es asi como se presenta un film que brilla en los actos musicales, como una montaña rusa realmente, en la que son más las subidas y bajadas frenéticas que el detenerse sobre terreno plano, algo que le falta al film. Ni hablar de la decisión de optar por pantallas divididas sin sentido que harían llorar a Brian De Palma.

Si algo hizo bien Luhrmann acá fue encontrar a Austin Butler, este chico pone realmente el cuerpo en querer ser Elvis y lo logra. Fuera de las malas decisiones de guion y la templanza aplicada a su personaje cada vez que aparece el coronel, Butler sencillamente la rompe, brinda un espectáculo de movimiento de caderas y fonomímica que realmente acercan a su personaje a lo que era Elvis.

(Australia, Estados Unidos, 2022)

Dirección: Baz Luhrmann. Guion: Baz Luhrmann, Sam Bromell, Craig Pearce, Jeremy Doner. Elenco: Austin Butler, Tom Hanks, Olivia DeJonge, Dacre Montgomery, David Wenhan. Producción: Gail Berman, Baz Luhrmann, Catherine Martin, Patrick McCormick, Schuyler Weiss. Duración: 159 minutos.

2 comentarios en “Elvis”

  1. A mí me parece que toda esta crítica es refutable, e iría punto por punto Pero el gran desafío de Luhrmann era contar una historia que ya se había adaptado al biopic y seguir haciendo un film de autor. Si la película es vibrante y sin pausa en su primera mitad donde el sello del director es reconocible y esperado, se debe a la esperanza y el surgimiento de lo novedoso en la postguerra. El ritmo no se detendrá después pero el tono será oscuro y decadente cual el dream is over de Lennon. Las divisiones de pantalla en este caso, no me recuerdan a De Palma y si al mismo recurso utilizado por This is Elvis, documental que retrata los ensayos y el show de regreso a los escenarios post especial NBC más promocionales de la Metro también utilizando este efecto. Que esté contada desde el punto de vista del coronel Parker es otra marca del director pero finalmente la película no es empática con su visión de las cosas y no difiere de otras encarnaciones previas del personaje. El Elvis íntimo, o la ausencia de él según esta crítica, no le interesa demasiado al director. Después de la cantidad de documentales, biopics y libros sobre el astro, indagar más sobre esto no es lo que decide Luhrmann. Para mí que he consumido mucho de este material, nada de lo que “Elvis” cuenta es nuevo o desconocido. Y creo que lo que el director australiano hace es retratarlo a su estilo.Yo no fuí a ver otra biopic sobre Presley. Fuí a ver la nueva de Baz Luhrmann, con sus excesos y desmezuras, sus evocaciones al cómic y a las desiciones estéticas que ilustraron la carrera de Elvis. Lo encontré y más aún, su visión de Estados Unidos en los tiempos del cantante, está acertadamente ensamblada con la historia principal. Los protagónicos están encarnados de manera brillante. Pero al margen de todo, son muy pocas las posibilidades de ver momentos memorables en una sala hoy. Esos que te recuerdan el valor de una experiencia cinematográfica y te recuerdan porqué te gusta el cine. Y en “Elvis”, hay varios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Maigret

LEER MÁS →

La ira de Dios

LEER MÁS →

Santa Evita

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS