A Sala Llena

En el Nombre de Raquel

alt

En el Nombre de Raquel

Dirección: Gabriel Rovito. Adaptación: Mariel Rosciano y Myrtha Shalom inspirada en la novela “La Polaca” de Myrtha Shalom. Escenografía: Bárbara Alperowicz. Iluminación: Gabriel Rovito. Sonido: José Mediavilla. Intérprete: Mariel Rosciano. Prensa: Mariel Garrido.

Diario de una Heroína

En el año 2003, salió publicada la novela “La Polaca” de la guionista y dramaturga Myrtha Shalom. La misma, relata en forma amena pero cruda, la vida de Raquel Liberman, también conocida como “la polaca”. Inmigrante polaco – judía que vino en barco a Buenos Aires, a principios del siglo XX con sus dos pequeños hijos, donde su esposo, tenía un trabajo estable. Tras la miseria de Europa de post guerra, Buenos Aires, era un destino soñado. Sin embargo, ante su repentino fallecimiento, Raquel, pretende trabajar de costurera para solventar económicamente a su familia. Su cuñada le prometió un trabajo en un lugar seguro. No fue así. Raquel terminó siendo esclavizada por la organización judía Zwi Migdal, donde fue sometida a ejercer la prostitución dentro del barrio del Once.

El impacto de la novela de Shalom, basada completamente en hechos reales fue instantáneo, lo que provocó un gran éxito de ventas, y que se empezara a develar la mafia relacionada con la trata de blancas que funcionaba en Buenos Aires desde el año 10 hasta mediados de los ’30.

Raquel sobrevivió más de 10 años en dicho prostíbulo hasta que pudo comprar su propia libertad y denunciar a los organizadores y clientes de Zwi Migdal.

La historia de “La Polaca” tuvo un intento de ser llevada al cine por Daniel Burman, pero seguramente debido al despliegue de producción y connotaciones políticas, tuvo que ser pospuesto el proyecto. Ahora la propia Shalom, acompañada por el director Rovito y la actriz Mariel Rosciano,(Por su Culpa) llevan adelante este intenso unipersonal en el escenario que revive en forma muy inteligente la vida de Raquel Liberman.

Rosciano esquiva el lugar común de representar la imagen que se tiene del inmigrante judío de principios del siglo XX, evitando los estereotipos prejuiciosos y clisés. Su performance es realmente impactante, más cercana a la mujer contemporánea.

La pasión, los sueños y el amor de una mujer que lo único que deseaba era tener una vida tranquila en Buenos Aires con su familia. A partir del momento es que se desata el secuestro, a partir de una opresiva escena de violación, Rosciano conmueve usando como únicas herramientas, su cuerpo y su expresión facial.

Una cama, un espejo sin vidrio (o sin reflejo) y una silla son su única compañía en el escenario. El vestuario ayuda a componer el mundo de Raquel, al igual que sábanas y una red que simbolizan las cadenas del prostíbulo. El resto del mundo está construido a través de una soberbia banda sonora, y una escencial puesta lumínica.

A pesar de ser un unipersonal, Rosciano no apela al monólogo sino a la actuación misma. O sea, no se trata de un discurso, de un relato directo, sino de un trabajo en donde conviven la expresión corporal, la coreografía y el texto.

El mismo no da todo en bandeja, hay escenas que el espectador debe reconstruir en su mente, reflexionar y recrear.

La sólidez del trabajo de la protagonista es el motor de la obra por supuesto, y termina siendo verdaderamente un tour de force. Es exhausto y psicológicamente absorvente. Al terminar la obra, dan ganas de leer la novela, se los puedo asegurar.

Pero la meta de la obra no se limita en mostrar un hecho del pasado, sino la relevancia de las acciones de Raquel. Ella superó los miedos, fue valiente y se impuso ante una sociedad misógina y violenta contra la femeneidad. Antes de Eva Perón, Raquel surgió como una luchadora de los derechos de la mujer sin proponérselo y con la única meta de reencontrarse con sus hijos.

La trascendencia de la denuncia de Raquel, debería ser impulsora para que otras mujeres se levanten contra la opresión de los tratantes de blancas y para que los gobiernos tomen conciencia de que se deben cerrar definitivamente los prostíbulos de ciudades y pueblos, que traen mujeres engañadas del interior del país o de ciudades limítrofes, obligándolas a explotar su sexualidad.

En Nombre de Raquel es una obra importante, cruda, directa, impactante y emocionante. De visión obligatoria.

Teatro: Sha – Sarmiento 2255

Funciones: Lunes 21 Hs

Entrada: $50

alt

[email protected]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Matadero

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS