Entrevista a David Kajganich, guionista de Hasta los huesos

El guionista estadounidense David Kajganich está construyendo una interesante carrera en Hollywood. También suele colaborar con el director Luca Guadagnino, y Hasta los huesos es su tercer film juntos. Tuvimos el privilegio de hablar con él sobre este film tan extremo como como fascinante y entrañable.

Hasta los huesos es tu tercera película con Luca Guadagnino. ¿Cómo defines tu relación con él? 

Después de tres films juntos, nuestra relación profesional es solo un factor. En nuestro trabajo en el cine y televisión, quién mejor para hacerlo que un amigo. Y por eso siempre tenemos planes de tratar de hacer proyectos complicados que tal vez no confiemos en hacer con otros. 

La película es un coming of age. Luca es el rey moderno del coming of age. ¿Cómo fue el proceso de adaptación de la novela de Camille DeAngelis?

Fue un proceso interesante. El cambio es que el libro que fue escrito para un público, y la película, para otro. Al menos legalmente hablando, para una audiencia mayor. Sin embargo, uno espera que las personas que están en esos años de adolescencia eventualmente encuentren la película y sientan que tenía algo para ofrecer a su conversación con ellos mismos sobre cómo crecer de alguna manera. Eso es honesto y veraz, pero sí, ese fue el mayor desafío: tratar de descubrir cómo contar una historia tan gráfica, que tiene una especie de tono de cuento de hadas en la novela, pero siendo mucho más naturalista al respecto.

La historia está contada desde la perspectiva de Maren, es una chica en un momento crucial de tu vida. ¿Cómo fue el proceso de escribir el personaje?

Primero fue reconocer mi conexión con el libro. La tengo como un hombre gay que creció en una zona rural del país. Me preguntaba si iba a lograrlo, me preguntaba con seguridad cómo encajaría en el panorama general. Pero luego, una vez que tuve una conexión personal con el libro, se trataba realmente de entender cómo fue la experiencia de Maren, de una manera que pudiera compartir mi propia experiencia. Así que terminé hablando con muchas amigas, amigas que tenían relaciones difíciles en la adolescencia: relaciones difíciles con sus madres, con sus cuerpos. Y todas las cosas que creo que las mujeres jóvenes están agobiadas por nuestra cultura y nuestra sociedad para pasar por el medio. No tenía experiencia personal, pero debería asegurarse de que quería escuchar mucho a las mujeres que tenía cerca, para que mi trabajo en este proyecto tuviera la menor cantidad de puntos ciegos posibles.

También tenés crédito como productor. ¿Cómo fue tu trabajo en el área?

No teníamos un estudio al hombro, recaudamos el dinero nosotros mismos. Y producirlo también fue un trabajo de tiempo completo. Así que hice de todo, desde negociar con los sindicatos hasta proveer para el equipo. El almuerzo mixto llegó a tiempo. Son cosas en las que yo participé, pero afortunadamente había seis o siete de nosotros produciendo esta película. Y para que lo sepas, todos los días, cuando surgía algo realmente difícil, mirábamos alrededor del círculo y averiguábamos a quién le tocaba. Fue realmente difícil, pero un trabajo que debía hacerse para proteger la integridad de lo que estábamos haciendo. Y así tratamos de hacerlo con gratitud. Fue un trabajo duro.

Muchos de tus trabajos están vinculados al género fantástico y de terror. ¿Qué te atrae del género?

También hice comedia. Dependiendo de cómo te encuentres en tu propia identidad o qué tan cómodo te sientas en tu propia piel, gravitas hacia uno u otro. Y yo, en mi adolescencia, tuve años bastante ansiosos, y las películas de terror tomaron ese tipo de ansiedad y subieron el volumen, y eso fue realmente bueno. Cuando vi muchas películas slasher de los años 80, con el concepto de la final girl, me identifiqué mucho con la diversión más allá de la idea de la final girl. Quiero decir, estaba tratando de salir de mi adolescencia de una sola pieza de mi alma. Y entonces, cuando comencé a escribir, no fue una sorpresa para mí que trabajara con el género. Lo veo como un vehículo para hablar sobre la ansiedad de una manera segura. A menudo podemos ser realmente reconfortantes para las personas que están pasando por sus propios conflictos en sus propias vidas. Así que creo que el horror se puede usar para fines administrativos muy humanos.

En algún momento estuviste involucrado en la adaptación de It, la novela de Stephen King. ¿Qué podés contar de tu adaptación?

Fui el primer guionista que había sido contratado para hacerlo, desde la miniserie de 1990. Y tenía tantas ganas de hacer dos películas: la primera, sobre los niños, y la segunda, con los personajes como adultos. Y en ese momento, Warner no quería hacerlo de esa manera. Me pidieron que lo escribiera todo como una sola película. Y así, tuve que tomar esta novela de 1200 páginas y convertirla en un guión de 120 páginas. Y fue terrible, porque significaba que tenía que cortar personajes. Estoy muy contento de que no hayan hecho ese guión porque era imposible. Y entonces, cuando entró Cary Fukunaga (el director original del proyecto, antes de Andy Muschietti), dejaron que fueran dos películas. Como siempre debió ser. Ojalá hubiera podido escribirla.

¿Se puede hablar de próximos proyectos?

Estoy escribiendo un western que trata sobre una exploración al oeste americano. Estamos muy emocionados por eso. Nunca he hecho un western.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Tár

LEER MÁS →

Los espíritus de la isla (The Banshees of Inisherin)

LEER MÁS →

El Ucumar

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS