A Sala Llena

Exorcismo (Exeter)

(Estados Unidos, 2015)

Dirección: Marcus Nispel. Guión: Kirsten McCallion. Elenco: Stephen Lang, Kevin Chapman, Kelly Blatz, Brittany Curran, Brett Dier, Gage Golightly, Nick Nicotera, Nick Nordella, Michael Ormsby, Meredith Prunty. Producción: Marcus Nispel, Trent Othick, Michael Corso y Brandt Andersen. Distribuidora: SBP Worldwide. Duración: 91 minutos.

La pirotecnia antes que el desarrollo.

Estamos frente a un producto clase B -destinado en esencia al consumo hogareño- que por estas latitudes consigue abrirse paso hacia las salas cinematográficas, por obra y gracia de la distribución local. Como era de esperar, considerando los responsables de turno y la larga tradición de esta vertiente semi indie, Exorcismo (Exeter, 2015) no llega a ser del todo mala pero tampoco se ubica en el terreno de una película en verdad interesante, quedándose en una medianía con tantos puntos a favor como en contra. Los primeros minutos explicitan que el contexto del relato es una otrora escuela para mentes perturbadas que derivó en un campo de concentración dedicado a “descartar” niños con patologías severas, lo siguiente por supuesto es una fiesta de adolescentes lelos y drogones que termina en una carnicería vinculada a las almas en pena, una sesión espiritista y esa posesión que nunca puede faltar.

Vale aclarar que hablamos del primer opus “personal” del realizador Marcus Nispel, un especialista en los ámbitos de la publicidad y los videoclips cuya carrera hasta este instante acumulaba el telefilm Frankenstein (2004) y la friolera de cuatro remakes consecutivas, para colmo todas de muy alto perfil: La Masacre de Texas (The Texas Chainsaw Massacre, 2003), Conquistadores (Pathfinder, 2007), Viernes 13 (Friday the 13th, 2009) y Conan, el Bárbaro (Conan, the Barbarian, 2011). El alemán sigue demostrando su talento a la hora de ofrecer truculencias, acechos histéricos, escenas de acción y cualquier momento de suma intensidad; lamentablemente la contraparte de todo ello es su total incapacidad en el arte de redondear personajes con carnadura, sorprender con vueltas de tuerca o hacer avanzar la trama con elementos que destruyan la monotonía y/ o la espiral de estereotipos del género.

Aquí el director por fin se decidió a escribir la historia de base que a su vez inspiró el guión definitivo de Kirsten McCallion, un trabajo bastante limitado que ni siquiera tiene la decencia de ahorrarnos esa introducción horrible -y súper estandarizada por estos días- centrada en jovencitos descerebrados puteando y hablando de sexo (en otras épocas menos conservadoras las palabras hubiesen dado paso a la “acción” inmediata, hoy casi todo en el terror es abstracción berreta para púberes y adultos pusilánimes). Un dato peculiar, que dice mucho acerca de la venta en el mercado internacional de productos marcados por la indiferencia como el presente, es que Exorcismo tuvo tres títulos en inglés: además del ya citado Exeter, se la conoce también como Backmask y The Asylum, una verdadera rareza considerando que de hecho los títulos anglosajones suelen unificar criterios de distribución.

Resulta de lo más curioso que en esta ocasión Nispel termine embarrado en una situación en la que se invierten sus problemas de antaño: mientras que antes dilapidaba personajes a priori atractivos debido a que no sabía matizar las emociones ni construir un desarrollo a la altura de las mismas, ahora sí encontramos una suerte de idea detrás del progreso dramático, relacionada con los abusos y la venganza posterior; no obstante nuevamente el esquema se echa a perder por la obsesión del señor para con la pirotecnia visual, un apartado en el que su erudición es indiscutible (hoy más que nunca este detalle pasa al primer plano porque el bajo presupuesto de Exorcismo frenó en gran medida la utilización de CGI, lo que por cierto no evita que Nispel se luzca al momento de los asesinatos vía la inteligencia de la edición). Aun así, el film no consigue escapar de su propio atolladero…

calificacion_2

Por Emiliano Fernández

 

¿Y dónde está el exorcista?

Vivimos en una época de pocas certezas. No sabemos si mañana va a llover o no, si va a subir el dólar, si nos vamos a poder ir de vacaciones y demás… pero una cosa es segura: mientras haya adolescentes en el mundo va a haber una dupla de productor y director dispuestos a generar un promedio de 90 minutos de película que incluyan drogas blandas, fiesta, sexo premarital, sangre, muertes evitables y muchas malas decisiones. Un poco de todo esto nos entrega Exorcismo (Exeter, 2015), lo nuevo de Marcus Nispel, responsable de las cuestionables remakes La Masacre de Texas (2003) y Viernes 13 (2009).

En este caso Nispel intenta contar una historia original, con todas las acepciones posibles que la palabra permita, y nos presenta a Patrick, un joven que colabora con una iglesia limpiando un antiguo instituto psiquiátrico cerrado desde hace décadas, donde trataban de forma poco ética a jóvenes con problemas. Como el canon de las “scary movies” sugiere, el protagonista cederá a la presión de sus amigos y armará una fiesta en dicho instituto. Y si elegir un lugar tan tenebroso no fuese lo suficientemente desafiante, los chicos deciden jugar con espíritus, exorcismos y todo un compendio de tropos del género embutidos en la historia por los guionistas. A causa de esto, un espíritu demoníaco comienza a poseer a los jóvenes, matándolos uno por uno.

Es inevitable percibir ínfulas de Diabólico (The Evil Dead, 1981), La Noche del Demonio (Insidious, 2010) y -por supuesto- El Exorcista (The Exorcist, 1973), algo que no nos sorprende. Lo que si llama la atención es que a pesar de contar con todas estas obras previas como referencia obligatoria, Nispel no logra entregar una historia mínimamente original ni interesante. El foco cambia constantemente: de a ratos nos da un film sobrenatural, a cuentagotas se aproxima a la posesión demoníaca, intenta ser incluso autoparodia por momentos, pero nunca encuentra un tono medianamente aceptable.

Desde lo estrictamente audiovisual, el montaje nunca ayuda a conformar satisfactoriamente el espacio de acción, nunca sabemos con exactitud dónde están los personajes ni las dimensiones reales del lugar en el que se encuentran. El trabajo de cámara tampoco aporta mucho a la causa y la edición no logra dar una cohesión dinámica a la sucesión de planos. Algo bastante alarmante al tratarse de un director que lleva un tiempo considerable en la industria.

Todas las cuestiones técnicas podrían ser perdonadas si tuviésemos por lo menos una lógica interna coherente, pero hasta el espectador más permisivo tendrá problemas para dejar pasar una sucesión interminable de gafes que nos hacen desear que el mismísimo Diablo nos posea o haga algo que nos permita olvidar todo esto lo más rápido posible.

calificacion_1

Por Alejandro Turdó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Mamma Roma

LEER MÁS →

El teléfono negro (The Black Phone)

LEER MÁS →

Tu forma de ver el mundo

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS