A Sala Llena

HamletxHamlet

alt

Dramaturgia, Actuación y Dirección: Marcelo Savignone . Vestuario: Lucila Fiorenza. Escenografía: Lina Boselli. Iluminación: Nacho Riveros. Audiovisuales: Belén Robaina. Entrenamiento corporal: Juan Martín Fernández Ozán. Entrenamiento vocal: Claudio Garófalo, Josefina Lamarre. Asesoramiento literario: Juan Manuel Bernal, Eva Rodríguez. Asesoramiento musical: Nicolás Savignone. Asistencia general: María Florencia Álvarez, Juan Manuel Bernal, Luciano Cohen, Federico Costa, Deby Low, Pedro Risi. Producción ejecutiva: María Florencia Álvarez, Silvia Barona. Prensa: Marisol Cambré

Hamlet x Hamlet o el actor duplicado 

¿Qué actor no quisiera interpretar Hamlet? Pero, ¿cuáles son las condiciones, las limitaciones y los requerimientos que supone repasar minuto a minuto las palabras de un clásico hoy? Estas preguntas pueden ser las que dispara el unipersonal de Marcelo Savignone. Con un tono de comedia el actor busca, pone a prueba, ensaya, actúa que actúa una obra en la obra. Su cuerpo es el dispositivo sobre el que se sostiene Hamet x Hamlet.


La historia transcurre en una habitación que contiene lo necesario, un colchón, una biblioteca, múltiples disfraces y una grabadora de voz en la que el actor repasa su historia, recordar y repetir las escenas de Hamlet una y otra vez. También, se filma y prueba gestos, tonos, líneas de pensamiento en la búsqueda del rostro adecuado para encarar el papel.

Cuando el afuera irrumpe al colarse a través del timbre o el teléfono, en lugar de hacer tambalear el universo shakespereano construido, lo incorpora. Promueve la puesta en práctica de las líneas que deben ser dichas, de las escenas que deben ser realizadas; entonces, los problemas y las situaciones de la vida cotidiana se mezclan con la tragedia y son hablados por las palabras de un clásico. Este choque es el que genera que el espectador se ría del drama. De la relectura de una tragedia que se presenta desde la obsesividad y la recurrencia de la copia que advierte, cita y venera a su modelo pero también lo hace propio.

Para traer nuevamente al escenario la obra de las obras, Savignone acude a una puesta que convierte un simple mono-ambiente en una caja de efectos. Allí se proyectan imagenes en la pared frontal, se crean metáforas o se contextualiza los recorridos de la trama. Las luces se apagan entre actos y suenan Beck o The Strokes. Los fragmentos son reunidos en una estética que se identifica con el videoclip motivando un relato contemporáneo, en el que le público espera que el actor cumpla con un sueño compartido y pronuncie quizás el soliloquio más estremecedor de la historia del teatro, aquel que comienza diciendo: “Ser o no ser”; y en este caso la duda de la existencia es sobre el acto de actuar, la verdad y el verosímil.

Teatro: La Carpintería – Jean Jaures 858 

Funciones: Viernes 23 de Mayo última función

Entradas:  $100 – Estudiantes y jubilados: $70

alt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Elvis

LEER MÁS →

Mamma Roma

LEER MÁS →

El teléfono negro (The Black Phone)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS