A Sala Llena

X-Men: Días del Futuro Pasado, según Tomás Maito

Mutar a un mejor cine.

La compleja historia de los X-Men es una de las más interesantes del universo Marvel y del comic en sí, aunque nunca había sido llevada al cine con el carisma y la complejidad que ésta necesitaba, hasta ahora. Bryan Singer ya había dirigido X-Men y X-Men 2 que, aunque eran películas bien logradas, no llegaban a alcanzar ese nivel de profundidad que caracterizaba al relato original, y menos aún las siguientes La Batalla Final, de Brett Ratner, y Primera Generación, de Matthew Vaughn.

Pero todos esos matices que -en parte- faltaban en las anteriores empiezan a reflejarse en X-Men: Días del Futuro Pasado, en un más que destacado retorno de Singer, no sólo a la saga sino al cine en general, ya que el director de la genial Los Sospechosos de Siempre venía de realizar la vergonzosa Jack, el Cazagigantes. A diferencia de las anteriores, esta nueva obra logra plasmar en la pantalla -como no lo había hecho ninguna de las anteriores- un relato atrapante sobre los X-Men. Quizás con el aliciente de haber tomado una de las historias más ricas, la de la aparición de los Centinelas, Singer maneja una narración impecable a través de un gran uso del montaje para mantener las acciones entre un presente apocalíptico y un pasado que se intenta revertir para que el futuro sea diferente.

El excelente uso del paralelismo narrativo por el cual opta Singer hace que X-Men: Días del Futuro Pasado mantenga todo el tiempo el hilo de las acciones, que sumado a grandes toques de humor, los inteligentes diálogos y los bien desarrollados efectos visuales -que en este caso no resultan grotescos- hacen que la película esté cargada de adrenalina.

Otro gran acierto es el guión de Simon Kinberg, quien despliega de gran manera esta historia, tanto en el desarrollo de los personajes como en las complejas temporalidades en donde se expone el relato. Sólo se puede decir que quedan pendientes algunas mínimas cuestiones narrativas, ya que al implementar varias subtramas bastante complejas, por momentos da la sensación de que el film se queda corto en su duración, aunque esto no afecta al desarrollo de la película.

X-Men: Días del Futuro Pasado es una obra que realmente vale la pena y vuelve a destacar un género bastante bastardeado últimamente como es el de los superhéroes, teniendo como objetivo principal hacer un film más profundo en lo que a la filosofía de la historia original se refiere, y no solamente privilegiar la acción y demás elementos sólo con fines comerciales. Para finalizar, no es un dato menor la escena post créditos, en donde se revela un principio de lo que vendrá: el universo que implica la aparición de Apocalipsis, quizás uno de los personajes más interesantes de la saga de los mutantes.

calificacion_4

Por Tomás Maito

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Ruido de fondo (White Noise)

LEER MÁS →

Merlina (Wednesday)

LEER MÁS →

Noche sin paz (Violent Night)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS