A Sala Llena

Jack y las Semillas Mágicas

alt

Jack y las Semillas Mágicas

Dirección, Dramaturgia y Producción: Federico Herrera. Vestuario: Rodrigo Barrios. Diseño de Escenografía: Federico Herrera y Andrea Magnetti. Elenco: Cecilia Axt, David Maximiliano Basualdo, Melisa Bres, Juanfe Castro, Ángeles López Bustos, Nehuén Marco Rojas, Bruno Muñoz, Pablo Núñez, Candelí Redín, Luciana Russo. Prensa: Ayni Comunicación.

Jack se enamoró

La comedia musical under está empezando a pisar fuerte. Federico Herrera viene apostando al género desde hace unos años y en esta oportunidad se encuentra estrenando Jack y las Semillas Mágicas. La historia es una adaptación del anónimo cuento clásico infantil Las Habichuelas Mágicas, aunque en este caso el protagonista no es un niño sino un adolescente que vive junto a su madre en una granja, y está enamorado de Daisy, una joven pueblerina que suele ir a comprarle naranjas. Originalmente el nombre pertenecía a la vaca que la madre de Jack posee (y que es un miembro más de la familia), que funcionaba como nudo argumental.

En la adaptación de Herrera, el engaño al protagonista por parte de los gitanos se mantiene (que le cambian la vaca por unas supuestas habichuelas mágicas, que efectivamente terminan siéndolo) pero cambian los valores: Jack no trepa por el gigante árbol que surge de las semillas para eliminar al malvado gigante y quedarse con todos sus bienes, sino para rescatar a su amada, previamente secuestrada por el perverso monstruo. Valorar los sentimientos por sobre lo material es el mensaje y que nace del personaje de la joven prisionera.

Herrera cuenta con una vasta experiencia en puesta en escena de musicales, habiendo trabajado en producciones nacionales e internacionales (en Broadway realizó la escenografía de musicales como Ragtime y Peter Pan), algo que queda evidenciado en Jack, donde el diseño escenográfico y de iluminación es impecable. El vestuario recuerda a las viejas adaptaciones de cuentos de Disney a cine y se destaca sobre todo en el cuadro de los gitanos. La música, compuesta por Ignacio Sánchez, en los cuadros misteriosos o “siniestros” remite a las composiciones de Ángel Mahler para Pepe Cibrián en Drácula (me hicieron pensar en la llegada de Jonathan Harker a Transilvania). Las actuaciones son algo desparejas y los secundarios que interpretan a la madre y al gitano principal, se llevan todo el protagonismo con una presencia y un carisma mucho más fuertes que las de los propios actores principales.

La obra está dividida en tres cuadros, separados por cierre de telón y una pequeña intervención del personaje del gitano que entretiene al público y logra captar la atención y participación de los chicos. Pese a pequeños detalles de sonido (la ecualización de las voces en algunos pasajes impedía que se entendiera con claridad las canciones) y otros que atañen a los integrantes del cuerpo de baile, irregulares en cuanto a registro actoral (algunos demasiado gestuales, otros demasiado estáticos) pero sin errores en los números musicales, Jack y las Semillas Mágicas llega a los escenarios para demostrar que con empeño y trabajo el teatro independiente puede estar a la altura de cualquier gran producción.

Teatro: El Cubo – Zelaya 3053, Capital Federal

Funciones: Sábados 16:00 hs

Entrada: Desde $50,00

alt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Elvis

LEER MÁS →

Mamma Roma

LEER MÁS →

El teléfono negro (The Black Phone)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS