A Sala Llena

J.Edgar, según Tomás Maito

El personaje que le faltaba a Di Caprio para consolidar una gran carrera como actor

John Edgar Hoover fue el primer director del FBI, conservando su mandato por 48 años, ya que ningún presidente de Estados Unidos pudo sacarlo de su cargo hasta su muerte en 1972. Era un tipo sumamente poderoso y polémico, que Clint Eastwood en J. Edgar, su nuevo film, se ocupa de narrar a través de los hechos más eminentes que transcurrieron en su vida.

La cuestión es que ante cada nueva película de Eastwood, las expectativas son mayores a las que se pueden depositar en otro realizador, ya que no sería obstinado tildar al director de Los Imperdonables como uno de los mejores del cine moderno. El tema es que en sus últimos films, a pesar de ser obras correctas, se puede notar una baja en el desarrollo y creatividad. Desde la convencional Invictus, la floja Más Alla de la Vida hasta J. Edgar, que aunque resulta interesante en varios de sus aspectos no esta a la altura de grandes obras como Río Místico o Cartas desde Iwo Jima.

Esta vez narra la vida de Hoover (Leonardo Di Caprio), desde su juventud hasta su fallecimiento, tomando como punto de partida sus últimos tiempos en donde le irá detallando la historia del FBI a un muchacho que sacará un libro acerca de la Oficina Federal de Investigación. A través de esto, Eastwood va paralelamente del presente al pasado para relatar los largos años de Hoover en el poder, para lo que utiliza diversos y muy bien utilizados flashbacks que resultan acordes a las acciones situadas.

Sería muy complicado decir que Eastwood no es un gran narrador de historias, pero J. Edgar, transita momentos un tanto densos dentro del esquema argumental, aunque todo esto es solventado por la gran y tenue fotografía de Tom Stern, que recrea cada época de manera impecable (similar a la de su trabajo en El Sustituto) y más que nada por la excelente interpretación de Di Caprio, quién compone un personaje brillante, desde la juventud hasta la transformación física que tuvo que afrontar para caracterizar al famoso directivo en sus últimos días. Realmente está impecable y consigue uno de los mejores trabajos de su carrera, interpretando a un personaje que Eastwood retrata de una manera fría y perversa, como un hombre sin escrúpulos, confundido, miedoso y hasta constipado con sus preferencias sexuales y su instinto racista; pero por sobre todas las cosas muestra a Hoover como un tipo sumamente inteligente, a pesar de su controvertida conducta.

En conclusión, J. Edgar es un film correcto en la mayoría de sus aspectos, aunque sigue alejado de las mejores obras de Eastwood, solo que en este caso se destaca por sobre los demás tópicos la brillante actuación de Di Caprio, que realmente concreta una interpretación entrañable.

alt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Dog, un viaje salvaje (Dog)

LEER MÁS →

Elvis

LEER MÁS →

Mamma Roma

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS