A Sala Llena

Las Descentradas

alt

Las Descentradas

Dirección: Eva Halac. Autora: Salvadora Medina Onrubia. Escenografía y Vestuario: Micaela Sleigh.  Iluminación: Miguel Solowej. Música: Sergio Vainikoff. Coordinación de producción: Mariana Mitre. Elenco: Eleonora Wexler, Roberto Vallejos, Guadalupe Docampo, María Urdapilleta, Ernesto Claudio, María del Carmen Sánchez, Agostina Degasperi, Facundo García Dupont, Carlos Scorrnik, Gabriel Rivas, Alejandra Flores y Nazareno Molina.  Prensa: CTBA.

Las descentradas son mujeres que no encajan en su entorno social ni en su época; mujeres que  se atreven a pensar y a cuestionar el orden de las cosas, y sobre todo, el lugar en el mundo que una arrasadora lógica masculina les asigna, limitando  sus roles sociales y circunscribiendo su horizonte de expectativas al ámbito doméstico. En este contexto, son descentradas aquellas mujeres que no aceptan interpretar papeles sociales secundarios, y por ello luchan por convertirse en las autoras y protagonistas de sus propias vidas, aunque sin medir las consecuencias de tales decisiones.

La directora Eva Halac logra con maestría que en el entramado de Las Descentradas sea posible leer dos historias. Por un lado, en la superficie, se desarrolla un melodrama de época que transcurre en Buenos Aires durante los años 20, y tiene por protagonista a una mujer casada que se enamora de un hombre prohibido. Pero por debajo de esta intriga de amores y desengaños se despliega otra historia que, a través de extensos y críticos parlamentos puestos en la voz de Elvira, deja al descubierto el papel insignificante y marginal  asignado a las mujeres hacia la segunda década del siglo XX.

La protagonista de la obra es Elvira Ancizar (Eleonora Wexler); una mujer de unos treinta años, que pertenece a una clase acomodada y está casada con un político corrupto, con quien no tiene  un matrimonio feliz. Y el hombre prohibido es Juan Carlos Gutiérrez (Roberto Vallejos).

Elvira y Juan Carlos desafortunadamente se conocen el día en que él se compromete con Gracia (Guadalupe Docampo), una jovencita con la que Elvira sostiene un vínculo casi maternal. De allí en más se desarrollará una historia de apasionados encuentros y desencuentros.

Elvira no es del tipo de las felices, sino de las otras; que incluso se define a sí misma  como una mujer “con ideas boxeadoras”.  Y sin lugar a dudas  en este personaje hay mucho de su autora, Salvadora Medina Onrubia, quien fue una mujer muy adelantada para su época, entre otras cosas, porque se atrevió a ser madre soltera cuando serlo era un verdadero escándalo; también fue dramaturga, periodista, militante anarquista y una ferviente defensora de los derechos de la mujer. Incluso fue una mujer que sufrió enormes contradicciones (igual que el personaje de Elvira) al casarse con el millonario Natalio Botana, por entonces dueño del diario Crítica.

Evidentemente, muchas de las circunstancias de la vida de Salvadora aparecen en Las Descentradas, donde tanto el personaje de ficción como su autora, comparten la misma convicción de no ajustarse a lo que la sociedad espera de las mujeres. Elvira se sale del molde cuando decide seguir su deseo, sabiendo que al hacerlo traspasará los límites de lo socialmente permitido; y Salvadora no se ajusta a los cánones de su época al manifestar sus ideas por medio de la actividad literaria –como dramaturga y periodista- y también a través de una comprometida militancia política.

En cuanto a los elementos técnicos, Eva Halac opta por la elección de un amplio espacio escénico para el desarrollo de la pieza, con un gran despliegue escenográfico estilo art nouveau y  un vestuario fantástico (ambos de Micaela Sleigh). También hay un gran trabajo de iluminación (de Miguel Solowej)  y de sonido (Sergio Vainikoff), que contribuyen de un modo acertado a la construcción de los distintos climas, espacios y tiempos.

Con relación a las actuaciones, es para destacar el gran trabajo de Eleonora Wexler quien encarna el papel de Elvira; un personaje muy complejo, que debe transitar por distintos registros a lo largo de toda la obra, mutando a medida que lleva a cabo un profundo proceso de transformación; y lo logra maravillosamente. Roberto Vallejos le da vida a un Juan Carlos atractivo por el que vale la pena luchar y dejarlo todo, pero que hacia el final de la pieza, en la escena culminante, mengua en la intensidad dramática de sus reacciones. El resto del elenco, integrado por María del Carmen Sánchez, Guadalupe Docampo María Urdapilleta, Ernesto Claudio, Agostina Degasperi, Facundo García Dupont, Carlos Scorrnik, Gabriel Rivas, Alejandra Flores y Nazareno Molina, tiene un desempeño actoral muy lucido en cada una de sus intervenciones.

Las descentradas fueron, son y serán todas aquellas mujeres diferentes, que no pasaron desapercibidas por la vida, y que marcaron el comienzo de un arduo camino en la lucha por la conquista de la igualdad de derechos de género.

Las Descentradas, una muy conmovedora pieza teatral.

Teatro: Regio – Córdoba 6056 – C.A.B.A.

Funciones: De Jueves a Sábados a las 20.30 y Domingos a las 19.30.

Entradas: Desde $ 35.- / Jueves día popular con entrada general a $ 30.-

alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Ennio, el maestro (Ennio)

LEER MÁS →

Dead for a Dollar

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →