A Sala Llena

Nosotros fuimos (Gambeta)

Nosotros fuimos (Gambeta)

Dirección y Dramaturgia:: Gustavo Sassi. Vestuario: Maite Corona. Escenografía: Osvaldo Walter Melian. Música original: Martín Rodríguez. Colaboración autoral: Camila Sassi. Elenco: Fabián Caero, David Ledezma, Hernán Márquez, Alejandro Marticorena, Carolina Sturla. Prensa: Simkin y Franco.

Nosotros fuimos (Gambeta) es una obra de Gustavo Sassi, protagonizada por Fabián Caero, Hernán Márquez y David Ledezma. La propuesta nos invita a adentrarnos en las entrañas de San Miguel, en la intimidad de un aguantadero donde se refugian los superhéroes olvidados: Superman, Batman y Robin. Donde antes había una remisería, ahora funciona la agencia “Los Justos”, especialistas en rescates, salvatajes y persecuciones.

La puesta en escena es sumamente atractiva. La escenografía construye unas coordenadas espaciales muy precisas para situar el relato: paredes sucias y agrietadas, un colchón roto con personajes de Disney descoloridos, una alfombra de tonalidad indefinida por el paso del tiempo, una mesa destartalada y algunas sillas. Objetos múltiples habitan la escena y nos sumergen en un universo que revela que la decadencia tiene otro sabor cuando es compartida.

El vestuario es acertado porque colabora con un trabajo actoral destacado que los intérpretes realizan para dar vida a seres entrañables. Superman ahoga sus penas en alcohol para olvidar un pasado glorioso mientras entona con pasión el tango Nostalgia. Robin es un niño eterno que no crece y tampoco puede recordar. Batman es un líder reflexivo y cansado que padece trastornos de dislexia, además de filosofar acerca de por qué los héroes son cada vez más invisibles para el mundo: “la gente no quiere a los malos, nosotros somos los buenos”. Las actuaciones son poderosas, cada uno de los personajes tiene sutilezas propias y las interacciones grupales revelan un gran trabajo por parte de la dirección de actores. La escena habilita un espacio lúdico donde las interpretaciones asumen riesgos y eso enriquece notablemente la obra.

El texto, según cuenta su director y autor Gustavo Sassi, nace a partir de una primera imagen que lo acosa mientras esperaba el tren en la estación de San Miguel: que pasaría si mientras envejecemos, ellos, los héroes de la infancia también sintieran el implacable paso del tiempo, si fueran olvidados, si tuvieran que trabajar de cualquier cosa para poder sobrevivir.

En contraposición a la decadencia de los héroes, sobre la pared cuelga un cuadro de Marilyn Monroe, la mujer mito que con su muerte alcanzó la inmortalidad. La vejez no pudo distorsionar la belleza de su rostro, detuvo el tiempo sin que éste pueda manifestarse inclemente e irreversible. Ella fue y es una deidad moderna, un modelo inalcanzable de mujer, un ídolo por el que se profesaba (y se profesa) una singular adoración. El contraste de su imagen inalterable con la realidad de los superhéroes, revela que sus vidas no se detuvieron en la gloria, congelando el tiempo. Por el contrario. Ya no luchan contra los malos, sino con el día a día, con la cotidianeidad más gris, de la que los héroes poco saben.

Sin embargo, siempre es posible generar una segunda oportunidad, siempre hay desquite. Un artilugio, un volantazo que permite torcer el curso de los sucesos. Por esa razón la obra se llama entre paréntesis Gambeta. Batman regresa a ese “allá” en el que la gloria del ayer le permite gozar de una jubilación con privilegios, Superman decide probar suerte en la costa como cantante de tangos y Robin finalmente crece, dejando caer su antifaz al encontrar el amor.

Nosotros fuimos reflexiona sobre el paso del tiempo, la heroicidad perdida, la decadencia de los que fueron y ya no son… pero existe la Gambeta como revancha para sacar ventaja y dar vuelta un partido, esa jugada que aparece en el momento menos pensado, que no puede ser prevista, ni se muestra como predecible. La gambeta que puede luchar contra los fantasmas y los miedos, la gambeta que puede dar nuevamente existencia a los olvidados:

Batman “miedo es cerrar los ojos y ver desfilar los fantasmas”
Robin “los fantasmas no existen”
Batman “si nosotros existimos, existe todo”

Teatro: Del Pueblo – Av. Roque Saenz Peña 943

Funciones: Domingos 20 Hs

Entradas: $60 y $35

©Antonella Sturla, 2013

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Aftersun

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS