A Sala Llena

Que “La Cosa” Funcione

 

Que la “Cosa” Funcione (Whatever Works, EEUU, 2009)

Dirección y Guión: Woody Allen. Producción: Stephen Tenenbaum, Letty Aronson. Elenco: Larry David, Patrica Clarkson, Ed Begley Jr., Evan Rachel Wood, Henry Cavill, Michael McKean. Distribuidora: Energía Entusiasta. Duración: 92 minutos.

La cosa sigue funcionando

Woody Allen fue quien renovó a la comedia norteamericana, que con su tinte intelectual entre la cinefilia, lo cultural y artístico. A través de guiones brillantes, hizo de sus personajes entes profundos e interesantes dispuestos a desarrollar relaciones excéntricas dentro de universos desequilibrados.

Después de dos años, se estrena la postergada Que “La Cosa” Funcione, film anterior a Conocerás al hombre de tus sueños que había sido exhibida hace tres meses en Argentina; esta anteúltima obra de Allen (aunque pronto se presentará en el festival de Cannes Midnight in Paris) no esta a la altura de sus mejores comedias, pero sí es una de las mejores del realizador en los últimos diez años.

Que “La Cosa” Funcione cuenta la historia de Boris (Larry David) un hombre mayor, antipático y creído que le dará cobijo a Melody (Evan Rachel Wood), una ingenua joven que se había escapado de la casa de sus padres y de la cual se terminará enamorando. Los inconvenientes surgirán cuando aparezcan John y Marietta (Ed Begley y Patricia Clarkson), los padres de ella, quienes peleados entre sí reprobaran la relación que mantiene su hija.

Como en todos los films de Allen, los diversos personajes se inmiscuirán en diversos y alocados enredos amorosos, los cuales sostendrán una inteligente y entretenida trama en torno a ciertas relaciones humanas y las clásicas discusiones existenciales, sexuales y artísticas que mantienen.

Pero todo el film gira entorno a la gran actuación de David, creador de Seinfeld, quién en este caso cumple la función de reemplazar al típico personaje de Woody: el excéntrico y temeroso neoyorquino, que entre sus problemas hipocondríacos, sus ataques de pánico y odio a la humanidad cumplirá la función cómica planteada en el guión como lo supo hacer el mejor Allen en films como Annie Hall, Manhattan o Los secretos de Harry.

Ya desde el comienzo se puede ver la profundidad de Boris, quién le relata su historia a los espectadores, Allen hace un gran trabajo con el recurso de mirar a cámara, dónde el personaje ficticio le da pie a su relato directamente a los receptores que se encuentran viendo la película.

Que “La Cosa” Funcione es una obra de un ritmo llevadero, que entre inteligentes diálogos cómicos y situaciones disparatadas dejan al regreso de Allen a filmar en la ciudad de Nueva York, una atractiva comedia en dónde resalta la gran actuación de David entre los clásicos acordes de jazz y las sinfonías de Ludwig van Beethoven que acostumbra el director.

 

Por Tomás Maito 

Narciso (y esto Woody Allen, famoso por su inacabable psicoanálisis fílmico, debería saberlo) muere ahogado por intentar besar su propio reflejo en el agua, por estar enamorado de sí mismo. Y el cine de Woody Allen, al menos en los últimos años, se ahoga por auto reivindicarse una y otra y otra vez; hablando sobre sí mismo, sobre su constante personaje hipocondríaco, anti-social, frustrado, que ya conocemos de memoria, recluido en esa isla personal llamada Manhattan, que, por más que hace rato que se tomó unas vacaciones fílmicas en distintas partes de Europa como Inglaterra (Matchpoint, Cassandra´s Dream, Scoop) y España (Vicky, Cristina, Barcelona, Conocerás al hombre de Tus Sueños); sin embargo, vuelve una vez más a Nueva York y, quizás a modo de saludo formal, presenta esta nueva versión de la interminable saga acerca de su inmortal personaje neoyorkino, comparable, quizás, a la del legendario Charlot.

Y así, aunque se ahoga, paradójicamente, también respira.

Confieso que, quizás, con mi propia mención de Chaplin a cuestas, es posible que me resulte un tanto irritante ver las interminables secuelas de Allen por hacerlo en una perspectiva fríamente presente. Probablemente en unos años toda la filmografía de Allen sobre Manhattan, con sus infaltables constantes a cuestas, resulte en gran medida memorable e interesante. Con lo cual, a Woody Allen, por sólo ser Woody Allen, se le perdona hablar sobre Woody Allen una y otra vez. Es una suerte de Narciso que consiguió la forma de besarse a sí mismo sin ahogarse. Eso es justamente, una de las armas más potenciales del cine. Permite dirigir batallas y a su vez, participar en ellas. En fin.

La historia gira en torno a Boris, o, básicamente, Larry David (Curb Your Entusiasm, Seinfeld) haciendo de Woody Allen, un hombre que viene con todo el conocido paquete allenesco incluido: hipocondría, soberbia, terquedad, misantropía, etc. Boris, un premio Nobel de mecánica cuántica frustrado, se “exilió” en un departamentito neoyorkino, con el único oficio de dar unas pobres clases de ajedrez a niños en el parque, tras un intento fallido de suicidio; a raíz de una depresión causada por descubrir que el universo llegaría a su fin y, por ende, su vida también.

El giro, más allenesco imposible, viene dado cuando la (cada día más) hermosísima Evan Rachel Wood aparece literalmente en la puerta de su departamento pidiendo cobijo tras escaparse de su pueblerina casa en alguno de esos condados yankis. Y todo se complica aun más cuando, luego de que ambos entablen una relación amorosa, aparezcan el padre y la madre, ambos con sus propios mambos amorosos, sexuales y morales.

La película, se sostiene en base a los inmortales chistes rápidos de su autor (y encima en manos de un experto como David), enredos de personajes, cambios rotundos en ellos que buscan marcar la influencia cultural del contexto, la sexualidad con sus constantes y variantes, las reflexiones cómicas sobre la edad, la muerte, el amor y demás; entretiene, hace reír en muchas escenas, hace pasar un rato agradable.  Que “La Cosa” Funcione es análoga a un recital de Rolling Stones, donde, a pesar de las décadas de tocar los mismos viejos temas de siempre; aún resulta agradable volver a verla, sumado al hecho de que cada vez que se da el recital o la película, la máquina aparece tan aceitada como siempre, experta en hacerle pasar un buen rato a la audiencia. Whatever works…

 

Por Martín Tricárico 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Argentina, 1985

LEER MÁS →

Mete miedo

LEER MÁS →

Rubia (Blonde)

LEER MÁS →