A Sala Llena

Rápidos y furiosos: 5in Control

Rápido y Furioso: 5in Control (Fast Five, Estados Unidos, 2011).

Dirección: Justin Lin. Guión: Chris Morgan; Gary Scout Thompson. Producción: Dark Side. Elenco: Vin Diesel; Paul Walker; Dwayne “The Rock” Johnson; Jordana Brewster; Tyrese Gibson; Chris “Ludacris” Bridges; Sung Kang y Gal Gadot. Distribuidora: Universal. Duración: 130 minutos.

Atención: hay datos importantes de la trama.

Después del reciente estreno de Scream 4 y ahora con Rápido y Furioso: 5in Control parece que estamos en el mes de revisitar franquicias para darles un aire nuevo. Eso es exactamente lo que pasa con esta quinta entrega de la saga de carreras callejeras.        Luego de que las dos entregas anteriores (Reto Tokio y Rápidos y Furiosos, ambas dirigidas por el mismo director que esta) no hayan sido lo esperado, siguieron siendo redituables, especialmente la cuarta donde protagonizaba la dupla original, e insinuaban que un cambio era necesario. Ahora llega 5in Control, 10 años después de la primera, una especie de Punto Límite pero con corredores de carreras en lugar de surfers.

La película comienza en la misma escena que termina la anterior, con un intento de rescate (si vale la palabra) al sentenciado a 25 años Dominic Toretto (Vin Diesel) por parte de su hermana Mia (Jordana Brewster) y cuñado ex policia Brian O´conner (Paul Walker) en medio de un traslado a una prisión. Después de una espectacular secuencia, pasamos que los medios nos relaten la actualidad del trío principal: son fugitivos buscados por el FBI. Con poco dinero y socios vivos, a la pareja no le queda más alternativa que encontrarse con el jefe del grupo en Rio, ciudad que está corriendo con mucha publicidad institucional últimamente. Allí, en el medio de un trabajo escapan a punto de ser traicionados por un mafioso que controla todo lo que pasa en la ciudad brasilera. Así que ahora tienen en contra a un Don Corleone que fala portugues y al FBI que envió a un grupo de elite liderado por Dwayne Johnson –quien nunca pero nunca deja de transpirar mientras escupe líneas del Manual del Cabrón- que dispara primero y pregunta después.

Para salir de su predicamento, la familia no tiene mejor idea que robarle todo su dinero al capo. Pero para eso van a necesitar de un grupo con diferentes especializaciones a la hora de robar plata. Son convocados para esto los co protagonistas de las anteriores películas, generando así una especie de reunión post Bariloche.

En esta oportunidad Lin deja un poco de lado las persecuciones ilegales para darle lugar a una película de robo al estilo La Gran Estafa, mostrándonos el planeamiento previo al golpe y otorgándole algo de trama, no mucho pero es mejor que nada. Es un gran acierto que se supedite las carreras callejeras al guión y no al revés como en las primeras e incluso las omite o usa como guiño –de hecho hay una sola que es la de cuarto de milla con autos de policía- a las anteriores.

Sin dudas 5in Control es la más entretenida de la serie. Algo larga (dura poco más de dos horas) con algunas escenas donde hay carne porque la tiene que haber, demasiadas panorámicas de la ciudad y otras con poca justificación más que mostrar autos en marcha. Cuesta un poco, pero nos lleva hasta el clímax con la persecución final que incluye arrastrar una bóveda por medio Rio, con la destrucción edilicia y automovilística necesaria. Después de los primeros créditos hay un cameo de Eva Mendez abriendo el juego para una nueva entrega, que lo más probable es que sea en Europa.

Por Nicolás Spalek

 

En 2001, meses antes del ataque a las Torres Gemelas, se estrenaba Rápido y Furioso. El guión estaba calcado de Punto Límite, de Kathryn Bigelow, con autor y picadas en lugar de surf y paracaidismo. No obstante, la película fue un hit gracias a sus increíbles secuencias de carreras (con planos del interior de los autos) y al carisma de los actores, empezando por Vin Diesel, quien se convirtió en una estrella de acción a partir de ese momento. No tardaron en llegar secuelas, que constituyen la saga más tuerca del cine contemporáneo: + Rápido + Furioso, Rápido y Furioso: Reto Tokio y Rápidos y Furiosos.

Ahora llega la quinta parte, esta vez ambientada en un paraje latinoamericano: Brasil.

Ahora en su faceta de fugitivos de la ley, Brian O’Conner (Paul Walker) y Mia (Jordana Brewster) recalan en Río de Janeiro. Allí se encuentran con Dominic Torreto (Diesel). Los tres encabezan un atraco que les permitirá tirar un tiempo más. Pero el robo sale mal y terminan siendo localizados por el FBI y perseguidos por Reyes (Joaquim de Almeida) el hombre más poderoso de tierras cariocas, además de mafioso implacable. Lejos de escapar nuevamente, Dom y Brian organizarán un plan para robarle todo su dinero a Reyes y ser libres de una vez por todas. Todo esto, con tiros, persecuciones y, por supuesto, carreras automovilísticas.

Si Rápido y Furioso hacía acordar a Punto Límite, Rápidos y Furiosos: 5in Control remite a films de robos espectaculares como La Gran Estafa o, más precisamente, a La Estafa Maestra, que involucraba vehículos. Para armar un dream team, los protagonistas convocan a personajes que aparecían en las películas anteriores de la franquicia: Vince (Matt Schulze, de la primera), Roman y Tej (Tyrese Gibson y Ludacris, de la segunda), Han (Shun Kang, de la tercera en adelante) y Gisele (Gal Gadot, de la cuarta). Tampoco faltan Santos y Leo (los reggaetoneros Don Omar y Tego Calderón), quienes hacen de comic relief.

Entre las incorporaciones se destaca Dwayne “The Rock” Johnson como Hobbs, un agente de la DEA muy fornido, muy agresivo y muy adepto a los códigos… hasta que descubre los asuntos turbios dentro de las fuerzas policiales brasileñas. Por su parte, la española Elsa Pataki hace de Elena, una incorruptible oficial cada vez más alejada de sus superiores y sí cercana a Dom y sus valores. 

El director taiwanés Justin Lin sabe tirar toda la carne al asador, ya que con cada film de la saga sube la apuesta. Aquí logra secuencias impactantes, como una persecución en una favela y una lucha cuerpo a cuerpo entre Diesel y The Rock. Y la persecución automovilística del clímax es una de las más vertiginosas y originales de los últimos años. No por nada, Lin parece ser el elegido para dirigir la nueva película de Terminator, y con Arnold Schwarzenegger.

Los paisajes de Río de Janeiro (aunque las escenas de riesgo fueron filmadas en Puerto Rico) aportan exotismo a la historia. Otra prueba de lo mucho que pegaron en Hollywood Ciudad de Dios y Tropa de Élite: ahora las favelas sirven como un interesante marco para situar historias. Ya se había notado en los primeros minutos de El Increíble Hulk.

Rápidos y Furiosos: 5in Control es la mejor de las cinco películas por la acción, por el elenco, por la onda, por la actitud de “me importa un carajo el Sistema” y, por supuesto, por los autos.

Y no se vayan del cine apenas comiencen los créditos finales, que se perderán una escena que anticipa muchas cosas.

 Por Matías Orta

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS