A Sala Llena

S.M.O.: El Batallón Olvidado

S.M.O. El Batallón Olvidado (Argentina, 2011)

Dirección y Guión: Marcelo Goyeneche. Duración: 92 minutos.

Durante este año, el Centro Cultural de la Cooperación ha sido sede de proyección de varias películas afianzándose lentamente como una sala alternativa dentro de un circuito de las mismas características. Así se suma a las emblemáticas Sala Leopoldo Lugones del San Martín,  el Cosmos UBA (¿Compraron el cine para hacer 9 funciones por semana?) y el Malba.

Desde esta semana y todos los Jueves de Noviembre a las 20:30, se puede ver S.M.O. El Batallón Olvidado.

Antes que nada las siglas SMO significan Servicio Militar Obligatorio y es a principios del Siglo XX donde comienza a tratarse esta ley dentro del Congreso. Con imágenes de archivo vistas 200.000 veces (sin un uso original en este caso), la introducción de El Batallón Olvidado ofrece un repaso rápido por la época y salta de forma bastante abrupta a la década del ’70 para, desde el texto cinematográfico, establecer un bajada de línea propia sobre lo casi dogmático e influyente que podía ser el ejército en la opinión pública. Una vez hecho esto una narración algo apurada de Guillermo Saccomano le quita poder reflexivo pero no valor a las palabras. Dicha narración está acompañada por la interesante animación  de Pablo Polledri sobre dibujos de Emmanuel Moyano que remiten a la estética del Corto Maltés de Hugo Pratt. Finalmente la historia se va centrando en la historia que tienen para contar tres ex conscriptos reclutados en la década del 70, participantes del Operativo Independencia en la provincia de Tucumán. Justo cuando el fin del gobierno de Isabel Perón dejaba las últimas hilachas de democracia en manos de la junta militar. Estos conscriptos explican cada uno a su manera, la experiencia de haber pasado por un ejército que lavaba cerebros con su discurso. Inteligente decisión la de incluir el significado de la palabra CoLimBa (Corre, limpia y baila) y alejarla del tratamiento socarrón para tomársela en serio. En definitiva es el hilo argumental de esta realización.

El contenido del documental va tomando vuelo propio no solamente por los ex – soldados (aunque el testimonio de Domingo Jerez es casi inaudible), sino también por la inclusión de fragmentos de La Batalla de Argelia de Gino Pontecorvo, Los torturados de Alberto Dubois y Canuto Cañete, conscripto del siete de Juan Saraceni que ayudan desde el humor (tanto inocente, como ácido) a subrayar conceptos volcados desde los mismos protagonistas. Es cierto que desde la construcción narrativa, por momentos S.M.O. parece un informe de TVR (sin los temas de Silvio Rodríguez), sobre todo cuando combina todo el material disponible, incluyendo un archivo fílmico del noticiero del canal 10 de Tucumán con un periodista haciendo notas en el campo de batalla. Pero esto no va en desmedro del tema sobre el que se quiere poner luz. Cuando el director Marcelo Goyeneche pone hincapié sobre los hechos en Tucumán, se va generando un clima incómodo. Por el hecho en sí y por la cultura impregnada en el inconsciente colectivo que vino después. Los últimos 30 minutos, lejos de cerrar el tema, abre otros para el debate y sobre los que esperamos, el director profundice. En los rubros técnicos ya hablamos del sonido y agregamos una edición que se condice con el clima propuesto (la película no tiene altibajos) y una banda de sonido que pocas veces encuentra su lugar. De todos modos son detalles menores.

A flor de piel quedarán los testimonios de una generación de chicos que pasaron de un bando al otro y, quizás lo mas concreto de El Batallón Olvidado, la ubicación contextual histórico-política para que el mensaje llegue claro.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Mete miedo

LEER MÁS →

Rubia (Blonde)

LEER MÁS →

Rubia (Blonde)

LEER MÁS →