A Sala Llena

Soledad Villamil en La Trastienda

Soledad Villamil en La Trastienda – Sábado 21 de Febrero de 2015

Daniel Maza | Bajo.

Alan Plachta | Guitarra.

Christian Faiad | Batería.

Federico Lazzarini | Trompeta.

Una noche de boleros melancólicos con alegría y mucho swing puede sonar a paradoja, pero cuando se trata de Soledad Villamil, claramente no lo es. Su faceta de cantante es inseparable de la actoral pues el show posee rasgos de stand up que, combinados con los chistes, la buena onda con el público, el carisma y la expresividad de la cantante, alegran la noche y dan ganas de bailar incluso al más serio espectador.

Soledad aparece elegante, vestida de negro, con brillos que destacan su pollera, y los labios de un rojo intenso pero a la vez discreto. El show comienza con el escenario inundado de azul, para deleitarnos con el clásico de Vilariño y Zitarrosa “La Canción y el Poema (Morir de Amor)”. Para contrastar un poco, la iluminación del tema siguiente – “De qué Callada Manera”, de Nicolás Guillén y Pablo Milanés – se vuelve más cálida, en sintonía con un ritmo más alegre, con mucho cencerro. Entre los primeros temas, la cantante anuncia bromeando que debido a una pequeña dificultad, el coro al que estaban esperando no va a poder llegar, “Quizás por algún corso…”, dice, e invita al público a reemplazarlo, cantando el estribillo de su siguiente canción (“Santa Rita”) en la que ella misma toca el charango. La lista de temas comprende composiciones propias, así como también varios clásicos de cantautores populares latinoamericanos. Entre ellos, se destacan el famoso “Piel Canela” de Bobby Capó, el hermoso “Biromes y Servilletas” de Leo Maslíah, y “O Samba e o Tango”, tema que, como dice Soledad, Carmen Miranda cantaba “con toda la verdulería en la cabeza”. Cuando llega el turno de interpretar “Maldigo del Alto Cielo”, Soledad deja las bromas de lado por un instante, se pone seria, se emociona, habla brevemente de la vida y el exilio de Violeta Parra, y nos cuenta que el tema fue escrito por Violeta poco antes de suicidarse. Volviendo a los temas alegres, antes del encore, la noche cierra con “Les Champs Élysées”, de Joe Dassin, tema en el que nuevamente acompaña el público haciendo los coros en el estribillo.

La Trastienda es un lugar que está muy bien equipado en cuanto a luces y sonido, pero el equipo técnico se destaca haciendo que esto no sea un simple agregado. En muchos casos, pienso que los técnicos deberían ser reconocidos como miembros de las bandas, ya que su trabajo es de una importancia crucial. En este caso, me impactó la pasión del iluminador Matías Pagliocca, cuya puesta de luces hacía que los colores danzaran al ritmo de la música, creando un clima diferente para cada tema, en sintonía con las expresiones de Soledad, incorporando también un humo tenue casi constante que genera efectos visuales interesantes, alterando la profundidad del espacio. También se lleva mis aplausos la prolijidad del sonido, con un ajuste impecable del sistema, sin un mínimo acople, y una mezcla súper prolija en el PA por parte de Ianina Cannalis.

Los músicos que acompañan muestran su profesionalismo en el escenario y se complementan muy bien entre sí. El trompetista ejecuta varios solos a lo largo de la noche, de manera prolija y afinada. El percusionista se destaca por su capacidad de interpretar diversos ritmos, muy cambiantes entre sí, pasando de las baquetas a usar sólo las manos para tocar. Soledad demuestra su versatilidad, no sólo por ser cantante y actriz, sino también porque se anima a tocar la guitarra y el charango, a interpretar canciones de estilos variados, y a cantar en español, portugués y francés, con su voz medio tanguera, apoyando la cultura y la música popular de Latinoamérica. Para quienes estén a tiempo, no se pierdan el último show de este sábado en La Trastienda, con un nivel asegurado de alegría y profesionalismo por encima de la media.

FOTO: Ivan Cremata

calificacion_4

 

Por Valeria Curcio

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Argentina, 1985

LEER MÁS →

Mete miedo

LEER MÁS →

Rubia (Blonde)

LEER MÁS →