A Sala Llena

Viola + Rosalinda

Viola (Argentina, Estados Unidos, 2012)

Dirección
y Guión:
Matías Piñeiro. Elenco: María Villar, Agustina Muñoz, Elisa
Carricajo, Esteban Bigliardi. Producción:
Melanie Schapiro. Duración: 65
minutos.

Crítica previamente publicada con motivo de exhibición en
el 15° Bafici:

http://www.asalallenaonline.com.ar/festivales-cine/bafici-2013/5047-viola.html

Una lección de cine

Viola es una
película tan simple como compleja, siendo que ya desde el minuto inicial brinda
un viaje cinematográfico a través de los hechos que provocan cada uno de sus protagonistas.
El film de Matáis Piñeiro no necesita de un argumento demasiado sofisticado
para atrapar de entrada al espectador, debido a que por medio de las
situaciones que expone no hace otra cosa que deslumbrar, porque en todo momento
Viola es cine.

Un grupo de chicas que ensayan una obra de teatro o una
adorable joven que reparte copias de películas que vende junto a su novio. El
argumento siempre da la sensación que cumplir un papel secundario porque la
cámara es la que hace todo, la que provoca la atracción en cada plano. Cada
movimiento de cámara resulta tan seductor que entre las distintas perspectivas
que propone la imagen, aunque a veces se repitan los motivos, todo es en
producto de resaltar el tema principal: contar historias como cine.

El guión está tan bien desarrollado que los excelentes
diálogos, como las agradables situaciones y sus entrañables personajes, hacen
que la película nunca deje el excitante ritmo que la compone de principio a
fin.

En Viola, lo cotidiano se vuelve magnánimo para construir
un relato encantador, induciendo un universo realista, pero a su vez muy dentro
de los cabales del cine, de un ambiente mágico. La interpretación de una pieza
de Shakespeare, una canción improvisada o una charla superficial logran un
espectro conmovedor en cada escena que compone el film.

Conciso, noble y dejando la sensación de no querer que
finalice para que la experiencia continúe, Viola – así y todo – con su
apenas casi hora y diez minutos es impecable, cronométricamente desarrollada
para concretar un trabajo dignísimo. En fin, la película de Piñeiro es de lo
mejor que brindó el cine argentino en los últimos años, y por sobre todas las
cosas: es CINE.


[email protected]

Rosalinda (Argentina, 2011)

Dirección y Guión: Matías Piñeiro. Elenco: Alberto Ajaka, Agustina Muñoz,
Julián Tello, María Villar. Producción:
Iván Granovsky. Duración: 43
minutos.

Reseña previamente publicada con motivo de
exhibición en el 13° Bafici:

http://www.asalallenaonline.com.ar/festivales-cine/bafici-13/242-seleccion-oficial-fuera-de-competencia/2282-rosalinda.html

Este mediometraje del director de Todos Mienten
y El Hombre Robado continúa el juego de obras shakesperianas que el
mismo Piñerio representa en el Centro Cultural Ricardo Rojas en el Ciclo Óperas
Primas con Y Cuando no te Quiera Será de Nuevo el Caos (ver crítica acá: http://www.asalallenaonline.com.ar/teatro/criticas/2037-ciclo-de-operas-primas-.html)

Un grupo de jóvenes actores vive y representa
comedias del dramaturgo inglés en una isla del Tigre. La película incluye
personajes de diversas obras enredados románticamente en un sucesión de cambios
de sexo, confusiones y engaños. Este ida y vuelta lúdico van acorde a la obra
del Rojas. La espontaneidad de los textos, la versatilidad, dinamismo y
agilidad de los intérpretes hacen de Rosalinda una obra entretenida, divertida
y ligera. Lo que desconcierta, son los últimos 10 minutos, cuando los
intérpretes olvidan para siempre a Shakespeare y se meten de lleno a jugar a
una versión del Poliladron en medio de la noche. No es que eso no sea
divertido, pero aparece de forma tan descolgada, que no se entiende muy bien
cuál fue la intención del realizador para incluir una escena así.


[email protected]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

X

LEER MÁS →

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →