A Sala Llena

Yusa en La Trastienda

Yusa en La Trastienda

Sábado 12 de mayo.

Yusa: Bajos, guitarra, tres, percusión, voz /Quique Ferrari: Bajo, contrabajo, guitarra y coros/

Cristian Faiad: Batería/ Invitados: Liliana Herrero, Verónica Condomí, Liliana Vitale, Loli Molina, voces/Eliana Liuni: clarinete, saxo y serrucho/Fabián Prado: teclado.

 

Los nacimientos siempre son esperados con ansias, siempre son bienvenidos. Son luz y renovación de amor. Y si de amor se habla no se puede dejar de mencionar a Yusa, nacida en Cuba y habitante del mundo, una de las máximas referentes del genuino amor a la música independiente. Después de Yusa Vivo, de 2010 en una Trastienda colmada, cientos de personas se congregaron a celebrar la presentación oficial de su último disco: Libro de Cabecera, en Tardes de Café, primera edición del sello Yusa Records.

Apenas pasadas las nueve de la noche Yusa subió al escenario y luego de “La Fábula” y “A las Doce” invitó a Eliana Liuni y arrancó con “Añorado Encuentro”, un hermoso bolero cubano, interpretado con esa inconfundible impronta jazzística, sin duda una de sus marcas registradas. A continuación llegó el turno de Loli Molina que con su dulce voz acompañó una exquisita versión de “Close to You”. Luego de “Es más, te perdono”, que en el disco canta a dúo con Omara Portuondo, subieron Liliana Herrero, Verónica Condomí y Liliana Vitale para interpretar “Oración del Remanso”, incorporando formalmente el folklore argentino a su infinito abanico musical.

Además del talento que despliegan las cuatro sobre las tablas, se percibe la complicidad producto de la amistad en las bromas y miradas; un encuentro maravilloso que se refleja en las sonrisas y aplausos de los espectadores. Siguieron más canciones hasta que llegó el turno de una sublime versión de “María (You Were the Only One)”, aquella que inmortalizara Michael Jackson en el disco Got to Be There de 1972. Mención especial -y de honor- para el pequeño Santi, quien demostró sobre el escenario sus habilidades en el arte de la Capoeira, con esa maravillosa espontaneidad que sólo tienen los chicos, mientras Yusa lo acompañaba con pasos de baile.

“Tardes de Café”, dedicada al flaco Spinetta, y la esperada “Buscando un símbolo de paz” -que en el disco cuenta con la participación de la gran Hilda Lizarazu- anunciaron que el show llegaba a su fin. Se despidió con “Amor de Millones” y “Chiquichaca”, con el público de pie, feliz, bailando. Es que ver a Yusa en vivo no implica solamente apreciar su genialidad musical, es también escuchar anécdotas, disfrutar de su maravilloso sentido del humor, reír, bailar “el paso del rulemán” o cualquier otro ritmo que su creatividad disponga. Ni los inconvenientes técnicos al principio del show ni el apremiante tiempo -luego estaba pautado otro evento- pudieron coartar la magia de esta gran artista que con talento, carisma y humildad supo ganarse un lugar privilegiado en la escena local.

Yusa incursiona y avanza exitosamente día a día en la fusión de los ritmos más variados, conjugándolos con una naturalidad y un respeto admirables. A las prueb me remito: Libro de Cabecera, en Tardes de Café, un disco imperdible, enorme, conformado por diez canciones magistralmente interpretadas, con arreglos exquisitos, maravillosos artistas invitados, dedicatorias conmovedoras y un diseño y arte de tapa simples y acogedores; expresiones de la calidez que solamente poseen esos momentos placenteros, precisamente como sentarse a leer un buen libro en alguna tarde de café. Una última aclaración: limitarse a señalar que asistimos a la “presentación de un disco” sería faltar a la verdad, en realidad fue el festejo del nacimiento de un discazo.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Nocebo

LEER MÁS →

Ruido de fondo (White Noise)

LEER MÁS →

Triangle of Sadness

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS