A Sala Llena

0
0
Subtotal: $0,00
No products in the cart.

CRÍTICAS - CINE

Choele

(Argentina, 2014)

Dirección y Guión: Juan Sasiaín. Elenco: Leonardo Sbaraglia, Guadalupe Docampo, Lautaro Murray. Producción: Ignacio Rey y Gastón Rothschild. Distribuidora: Sudestada Cine. Duración: 87 minutos

Esperando la lluvia.

Captar la naturaleza y la vida a su alrededor no es fácil. Se necesita cierta sensibilidad, cierta mirada sobre el mundo y una relación corporal y visceral con el paisaje bucólico. Para generar este imaginario sensible, la película se sitúa y toma el nombre de la ciudad y localidad de Choele Choel; un oasis agrícola que, regado por las aguas del río negro, forma un conjunto de islas de gran belleza natural.

Aquí, un niño preadolescente, Coco (Lautaro Murray) va a la ciudad de Choele Choel, ubicada al norte de la provincia de Río Negro, a pasar unos días con su padre, Daniel (Leonardo Sbaraglia) para disfrutar de la vida silvestre en compañía de sus amigos locales. Allí el niño goza la naturaleza, escucha las anécdotas de su padre y releen juntos libros abandonados, juega con amigos, coquetea con una niña un poco menor que él y se siente atraído por la displicente y seductora inquilina de su padre, Kimey (Guadalupe Docampo), cuyo padre ha muerto hace poco y parece tener una relación amorosa con el padre del niño. Mientras disfruta de esta vida lejos de la ciudad, espera que su madre venga a buscarlo y tiene la fantasía de que sus padres volverán a estar juntos y se quedarán a vivir en este paraíso silvestre. En una etapa formativa de su vida, el niño aprende a amar y a convivir en un entorno agreste, acompañado de su padre, que lo ha extrañado y quiere aprovechar los días para compartirlos con su hijo mientras aún es un niño. A su vez, padre e hijo competirán por el amor de Kimey a su manera y aprenderán valiosas lecciones sobre ellos mismos y los demás.

Choele, la primera obra en solitario del director y guionista Juan Sasiaín, quien antes había codirigido junto a Federico Godfrid La Tigra, Chaco (2008), tiene una hermosa fotografía a cargo de Germán Vilche, un buen guión con una historia sintética y sólida sobre el crecimiento personal y los lazos familiares, y buenas actuaciones en la que se destaca un cándido Leonardo Sbaraglia en su rol de padre y hombre sencillo y de pocos recursos. La música de Gustavo Pomeranec cambia el ritmo para crear una atmosfera cándida a través de melodías populares e incidentales, desatacándose el tema romántico del cantautor rionegrino Lisandro Aristimuño que abre la película y marca el rumbo a seguir.

Choele es, gracias a todo esto, una obra que deja una estela romántica sobre la naturaleza y las relaciones humanas a partir de una buena combinación de todos los elementos propuestos que van agregando pequeñas dosis sensibles a la película. Así asistimos a un opus en el cual las imágenes y los personajes de Choele Choel esperan al espectador para atraparlo con su belleza campestre y su río que todo lo inunda.

calificacion_3

Por Martín Chiavarino

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

La conversión

LEER MÁS →

Repulsión

LEER MÁS →

Mar.IA

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS

Recibe las últimas novedades

Suscríbete a nuestro Newsletter