A Sala Llena

El Pasado (Le Passé)

(Francia/ Italia, 2013)

Dirección y Guión: Asghar Farhadi. Elenco: Bérénice Bejo, Tahar Rahim, Ali Mosaffa, Pauline Burlet, Elyes Aguis, Sabrina Ouazani, Babak Karimi, Jeanne Jestin. Producción: Alexandre Mallet-Guy. Distribuidora: CDI Films. Duración: 130 minutos.

Un cáliz de amor.

Las disrupciones familiares y los pequeños cataclismos hogareños han estado presentes en el cine de Asghar Farhadi desde sus inicios. En una jugada profesional muy inteligente, el iraní comenzó su carrera recurriendo a la “estrategia Akira Kurosawa” en pos de occidentalizar su producción, por lo que se apartó de las bazofias insustanciales con las que su país inundó -durante la década de los 90- el mercado festivalero facilista y el ámbito internacional de propensión arty. El director decidió combinar el naturalismo descarnado y los clanes conflictivos de John Cassavetes con cierta estructura y/ o detalles del suspenso más sutil, en su versión Nouvelle Vague (por lo general encontramos dosis iguales de verborragia a la Claude Chabrol y una minuciosidad humanista símil François Truffaut).

Su regreso, luego de haber ganado el Oscar a mejor película extranjera con la extraordinaria La Separación (Jodaeiye Nader az Simin, 2011), lo encuentra reincidiendo en sus tópicos habituales aunque volcando la balanza hacia el drama minimalista, en lo que podríamos leer como una necesidad de mantenerse en su “zona de confort” pero con la intención de profundizar sobre algunas aristas específicas. Si bien El Pasado (Le Passé, 2013) continúa en esa línea conceptual centrada en una serie de realidades paralelas que amenazan con derivar en una convergencia con destino de colapso, en esta oportunidad el misterio por detrás del accionar de los protagonistas no lo es tanto y el relato está más focalizado en el desarrollo de personajes y sus determinaciones ante el entorno paradójico que les toca vivir.

Cuando Ahmad (Ali Mosaffa) llega a París para firmar su divorcio con Marie (Bérénice Bejo), casi de inmediato termina en medio de un huracán psicológico en el que sus hijastras no ven con buenos ojos la relación de la mujer con Samir (Tahar Rahim), un hombre cuya esposa se encuentra en coma a raíz de un intento de suicidio. Una vez más el cineasta brinda información relevante con cuentagotas y se preocupa por el trasfondo de cada uno de los miembros de la familia: el trabajo, la educación, el cariño y las eventualidades de antaño construyen una cosmovisión particular que choca con la del prójimo. De hecho, aquí la posibilidad del olvido funciona como un cáliz de amor por el que pugnan seres multidimensionales en plena búsqueda de una “solución negociada” a sus rompecabezas.

Como si se tratase de una exégesis terrenal del existencialismo barroco de Michelangelo Antonioni, Farhadi redondea un drama de cámara cargado de una enorme riqueza sensorial, capaz de alejarse del contexto profundamente iraní de A Propósito de Elly (Darbareye Elly, 2009) con vistas a universalizar aún más un planteo interesante en el que se cuestiona la responsabilidad individual, los límites del afecto, la irreversibilidad del tiempo, el vínculo concreto que nos une al resto y las consecuencias varias de una dialéctica de las pasiones por demás compleja. Por debajo de la máscara de la disolución social o romántica, cruza un río sereno en el que el perdón está empardado con el respeto y la gratitud: a pesar de que el realizador no llega a superar su opus anterior, hoy nos ofrece una obra bella y muy lúcida…

calificacion_4

Por Emiliano Fernández

 

Acento extranjero.

El pasado no es una taxonomía temporal para definir lo acontecido sino la carga de sentimientos y vivencias que nos asolan como fantasmas inquiriendo sobre las decisiones y las experiencias que nos forjan como sujetos sociales. Asghar Farhadi, el director iraní de La Separación (Jodaeiye Nader az Simin, 2011), regresa exitosamente con una historia sobre la desintegración de los sentimientos y los dramas familiares a través de un grupo de inmigrantes iraníes en Francia.

Tras una dolorosa separación, Ahmad (Ali Mosaffa) decide volver a Francia después de mucho tiempo para completar el proceso judicial de divorcio iniciado en su ausencia por Marie (Bérénice Bejo). La necesidad de terminar legalmente la relación contrasta con la complicidad entre la ex pareja y el drama que va desarrollándose sin tregua entre Marie y su nuevo compañero, Samir (Tahar Rahim), cuya esposa está en coma tras un intento de suicidio y cuyo hijo da claras señales agresivas de descontento. El regreso de Ahmad y la hostilidad de la hija mayor de Marie, Lucie (Pauline Burlet) complican aún más la relación con Samir en una tragedia que solo parece conducir a la desdicha y la infelicidad.

Farhadi narra con maestría un pasado del que no se quiere hablar pero que siempre está presente y no permite avanzar a los personajes. Atrapados en sus fracasos, los protagonistas son incapaces de ver el presente o vislumbrar un posible futuro. La obra transita en todo momento la tensión entre la crudeza de las consecuencias de la desidia y los rencores del pasado y la necesidad de olvidar y perdonar para poder sobrellevar una vida que recorre los caminos del odio y la reconciliación, en un diálogo cuya búsqueda de la verdad puede liberar de la culpa o desatar un infierno de sentimientos encontrados, desgarradores e insoportables.

La belleza y la severidad de cada personaje se sostienen en excelentes actuaciones y en un guión que, midiendo los límites, decide cruzarlos en el momento justo para lastimar dejando cicatrices indelebles que se superponen en capas que el director va descubriendo y dosificando con el fin de representar la angustia de una trama que parece llevar a rupturas irreversibles, pero que nunca descuida el amor y la compasión en tanto sentimientos complejos y conflictivos.

La claridad de ideas del director iraní para ofrecer una historia sobre el ocaso de las relaciones en un ámbito de clase media baja de inmigrantes de Medio Oriente en Europa contrasta con la dificultad del cine francés para construir relatos genuinos más allá de una clase media alta decadente conformista que se esfuerza por escaparle a la tradición del cine social francés, haciendo hincapié en el carácter intelectual francés en lo que respecta a la forma pero olvidando el contenido o incluso banalizándolo.

calificacion_4

Por Martín Chiavarino

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

La huérfana: el origen (Orphan: First Kill)

LEER MÁS →