A Sala Llena

Posesión Satánica (The Possession)

(Estados Unidos, 2012)

Dirección: Ole Bornedal. Guión: Juliet Snowden y Stiles White. Elenco: Natasha Calis, Jeffrey Dean Morgan, Kyra Sedgwick. Producción: Sam Raimi. Distribuidora: Diamond Films. Duración: 92 minutos.

Cuando ir al cine se torna una actividad satánica.

No es ninguna novedad que gran parte del cine estadounidense se encuentra en crisis. La falta de aspiraciones artísticas, el abuso de las remakes y la repetición masiva de temas hacen que esto se acreciente. Pareciera que ya ni siquiera se busca un cine comercial en el que el propósito sea el entretenimiento, sino que se reincide en historias repetidas que cada vez contienen menos encanto y derivan en el aburrimiento.

Posesión Satánica, película de Ole Bornedal, es otra más acerca del demonio y los exorcismos. El film resulta tan absurdo que no se entiende cual es su cometido; es más, tampoco se le puede encontrar un público determinado al que esté dirigida. No hace falta que una obra de terror sea brillante para atraer a un determinado grupo de espectadores; si por decir uno nombramos al colectivo adolescente, tampoco imaginamos nada llamativo en este film que contenga lo que buscan los más jóvenes, ya que no asusta, no tiene acción, ni nada sobrenatural que provoque algún tipo de catarsis, ni siquiera hay una chica linda para el deleite del público. Se puede decir que la película hace lo imposible para no tener nada positivo, ya siendo que está totalmente alejada del plano artístico, pero también como producto comercial.

Un embole por dónde se la mire, personajes sumamente estereotipados y nada de suspenso, misterio o tensión. ¿El argumento? Una familia de padres divorciados y dos niñas, la más chica encuentra una extraña caja. El film es tan ingenuo que tardará unos segundos en revelar que ahí se encuentra un demonio que luego abduce a la pequeña, lo demás es todo predecible. Para colmo, a medida que se van dando los actos satánicos que provoca el objeto en cuestión, el montaje nos divide las escenas con un tedioso plano cenital del vecindario acompañado por un insoportable leit motiv de un par de teclas de piano.

Pensar que grandes films como El Bebé de Rosemary de Roman Polansky o El Exorcista de William Friedkin, que han tomado temas satánicos con una delicadeza poética digna de recordar, no le hayan dejado nada a cierta clase de gente que se encuentra detrás de este tipo de películas modernas, cuestión que resulta bastante desmotivadora. Posesión Satánica no tiene nada interesante para aportar al cine ni al género, siendo que tampoco cumple una función como divertimento, sino que a medida que avanza la historia anticipa cada una de sus acciones, las cuales resultan peores de lo que uno imagina. Totalmente para el olvido.

calificacion_1

Por Tomás Maito

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

La huérfana: el origen (Orphan: First Kill)

LEER MÁS →