A Sala Llena

Sabor a Miel

alt

Sabor a Miel

Dirección: Lizardo Laphitz. Autor: Shelag Delaney. Traducción: María Ahuad. Escenografía y vestuario: Silvia Rodríguez. Elenco: Cristina Dramisino, Natalia Laphitz, Alejandro Fain, Gabriel De Coster, Miguel Assis. Prensa: Norma Darienzo.

Los vínculos entre madre e hija siempre darán tema para reflexionar y volver a intentar alguna nueva vuelta de tuerca. Si realmente puede haber una relación amorosa en esta particular relación es el tema de esta obra. Una madre todavía joven y tironeada por las necesidades de todo tipo a las que está sometida y con una hija a cargo que le demanda mas de lo que ella puede darle. Ambas pelean, gritan y se acusan de todo lo que sucede en sus vidas.

El tema es eterno y en este caso la historia transcurre en Inglaterra hace cincuenta años. Podemos agregar entonces una cuota mas alta de intolerancia y de descuido de las condiciones de vida de las mujeres en general y de estas mujeres en particular. Nada de lo que sucede puede parecer extraño ni siquiera en la actualidad ya que este maltrato todavía subsiste aún a esta altura del siglo XXI.

Para apuntalar el espacio que suele dejar vacío esta madre abandónica aparece en escena un personaje que trae la ayuda y el sostén que necesita esa joven librada a su suerte para reconstruir medianamente su vida, su casa y su entorno. Todo transcurre en una habitación que va mostrando sus  pequeños cambios a través del tiempo. Es muy bueno el trabajo de iluminación y de ambientación.

Sobresalen las actuaciones de la madre y de su marido: ambos representan a un par de casi simpáticos borrachos que viven como pueden y que intentan sobrevivir en medio de las penurias. Cristina Dramisino da vida a esta mujer que despierta una mirada de compasión a causa de sus debilidades. Se la ve muy creíble en su personaje, con todas las ambigüedades necesarias como para inspirar alguna simpatía. Al personaje de Jo, la hija, le falta encontrar el tono que le permita transmitir algo más que su enojo cotidiano.

Es una obra de desencuentros. La madre que resuelve sus problemas yéndose  mientras que la hija intenta resolverlos  mediante una queja continua. Las dos se atraen y se angustian mutuamente. La hija siempre tiene una pregunta que se le ha vuelto una trampa de la que le cuesta salir: “¿Volvés? Tal vez ese interrogante sea la clave del vínculo que las mantiene unidas”.

Teatro: El Duende – Aráoz 1469

Funciones: sábados 21.30 y domingos 19.00

Entradas: $ 70

alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Ruido de fondo (White Noise)

LEER MÁS →

Merlina (Wednesday)

LEER MÁS →

Noche sin paz (Violent Night)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS