A Sala Llena

0
0
Subtotal: $0,00
No products in the cart.

CRÍTICAS - CINE

Valiente, según Nicolás Spalek

Más o menos rondando esta fecha llega la historia de todos los años: una nueva película de Pixar. Y, por supuesto, las expectativas están a la altura de lo que el estudio de Luxor supo edificar en más de dos décadas de carrera, con un historial que, en ocasiones, ha trastabillado (Cars 2, por ejemplo) pero que nos ha deleitado con piezas maestras del cine contemporáneo (la trilogía Toy StoryWall-E son los ejemplos más claros de esto).

Este año se suma a la extensa galería la primera heroína de cabellos conflictuados: la escocesa Mérida (Kelly Macdonald). Nacida princesa, destinada a ser reina y criada con ese objetivo, a la joven pelirroja poco le interesa más que cabalgar libremente o disparar flechas con su arco. Llegado el momento de arreglar su matrimonio con el hijo de un clan para mantener la alianza del reino, la muchacha demostrará su falta de interés en cumplir lo que se espera de una princesa.

En un intento por cambiar su suerte, Mérida provocará un cambio en su madre y para revertirlo tendrá que recomponer los lazos madre-hija.

El núcleo dramático de Valiente, igual que el de Los Increíbles (2004), radica en la comprensión entre los miembros de una familia, el espíritu de compañerismo, la complicidad, el preocuparse el uno por el otro y, al mismo tiempo, dejar que cada uno elija su camino. Esta es una línea que Pixar ha sabido subrayar muy bien, aunque aquí el tema de la comprensión mutua queda algo desbalanceado dentro de la familia.

Por supuesto, las loas van para la creación de esta Escocia medieval y mitológica. La sola melena de Mérida –con cada cabello generado desde cero- es una proeza técnica admirable. Los paisajes de bosques, cascadas y mares dentro de este universo celta superan lo visto hasta ahora. Otro plus de siempre es el corto que acompaña cada estreno importante. Esta vez trata de una familia vasca que puede explicarnos los ciclos lunares.

En cuanto a la versión 3D, debo decir que no termino de tragarla. Siendo que gran parte de la película acontece en escenarios no tan luminosos, y al ser inherente al proceso que se oscurezca la imagen, en ocasiones no se termina de disfrutar plenamente la experiencia. Otra sana costumbre de Pixar, además del humor interno (hay un personaje que es un guiño y homenaje a Steve Jobs, uno de los fundadores del estudio), es colocar hábiles referencias a su próxima película. En este caso, si prestan atención -mucha-, se puede encontrar a Sully -el protagonista de Monster Inc (2001) y su futura precuela Monster: University (2013)- tallado en madera.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Back to Black

LEER MÁS →

Yannick

LEER MÁS →

El motín del Caine

LEER MÁS →
Recibe las últimas novedades

Suscríbete a nuestro Newsletter